La Prefectura Naval Argentina y el Centro Nacional Patagónico CONICET-CENPAT están explorando las aguas del Golfo Nuevo (Chubut) ante la aparición de una ostra invasora, oriunda de las costas del Océano Pacífico que tiene una capacidad reproductiva muy alta lo que modifica la biodiversidad de la costa patagónica.

La ostra que se busca es la llamada “Japonesa“, o Crassostrea gigas, vive en las aguas del Pacífico y se la usa con fines gastronómicos, pero es invasora en nuestro litoral marino, en especial en aquellas zonas protegidas que tienen una Biodiversidad nativa patagónica.

El Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación articuló con los dos organismos para llevar adelante el protocolo de alerta y detención temprana de especies invasoras exóticas mediante la Estrategia Nacional sobre Especies Exóticas Invasoras.

El CENPAT llevó ostras japonesas a su acuario para su estudio, principalmente para saber su estado reproductivo. Según difunde el diario local La Jornada, las especies exóticas invasoras son “son plantas, animales o microorganismos que pueden ser transportados, de modo voluntario o accidental, fuera de su área de distribución natural. Su introducción o propagación causa severos impactos sobre los recursos naturales, la diversidad biológica, los servicios ecosistémicos, la economía, la salud y la cultura”.