Fuente: Télam. Fotos: Infomedia

La singular juntada no es casual ni forzada, sino que tiene origen en la profunda admiración que Friedman profesa por el gran bandeonista y compositor argentino, cuya obra es abordada con libertad y en clave jazzística por Escalandrum, grupo que transita su mejor momento en una carrera de 15 años.

En charla con Télam, “Pipi” contó que todo comenzó cuando el guitarrista, quien ya tenía previsto visitar el país para dar clínicas de guitarra, “le dijo a su representante que no quería dar conciertos que tengan que ver con el rock, sino algo de tango que tenga que ver con Astor Piazzolla”.

“Nos empezamos a mandar mails durante un mes y medio, él me pedía ‘por favor consideren que hagamos un show’. Estaban todos los lugares ocupados y él estaba enloquecido, finalmente salió esta fecha en La Usina y lo invitamos”, resumió.

Marty Friedman se hizo famoso por su trabajo con la banda de thrash metal, Megadeth, entre 1968 y el 2000. Anteriormente formó Cacophony junto a Jason Becker, y actualmente reside en Japón, donde es anfitrión de su propio programa de televisión, “Rock Fujiyama”, y de “Jukebox English”, en la TV japonesa.

Si bien esta reunión “es una experiencia muy particular” -como describió el mismo “Pipi”-, tiene mucho que ver con la apertura de Escalandrum, no sólo por compartir la música con artistas de otros géneros y países, sino por su forma original de interpretar las piezas de Astor.

“Escalandrum es un grupo muy abierto y respeta la cultura de cada uno de nosotros, en nuestro pasado hemos tocado rock y de todo, no nos separamos nunca, tenemos todo para adelante y por detrás”, subrayó el nieto de Piazzolla.

En cuanto al significado que tiene para él ser el nieto de un artista que trascendió las fronteras y los límites del género, dijo: “Me enorgullece mucho que gente de otros géneros quieran venir a hacer Piazzolla, la expansión a nivel estilístico fue mundial”.

En relación al concierto del jueves en Caffarena 1, esquina Pedro de Mendoza -con entrada libre y gratuita, por orden de llegada, hasta agotar la capacidad de la sala-, el músico adelantó que “vamos a hacer un par de temas solos, como ‘Vayamos al diablo’ y ‘Libertango’, un tema suyo y preparamos un set juntos”.

Escalandrum, la agrupación de jazz más popular de Argentina, está sostenida por Piazzolla en batería, Nicolás Guerschberg en piano, Mariano Sí­vori en contrabajo, Gustavo Musso en saxo alto y soprano, Damián Fogiel en saxo tenor y Martí­n Pantyrer en clarinete bajo y saxo barí­tono.

Luego de festejar el año pasado sus 15 años de vida en un histórico recital en el teatro Coliseo -que marcó un punto de inflexión en el circuito del jazz local, ya que fue un hecho inédito para un conjunto del género-, Escalandrum se prepara para tocar a mediados de abril con la Orquesta Sinfónica de Montevideo.

En mayo se presentarán en Brasil y a fin de julio emprenderán una gira por Europa con Concha Buika (interpretando los temas cantados de Astor), mientras continúan haciendo música nueva para lo que será su noveno disco, el sucesor a “Las cuatro estaciones porteñas”.

En La Usina del Arte, La Boca. A las 20.