Por Alfredo Saenz

Director de Consultora Umami

 

El primer Encuentro de Vinos de Autor nació a partir de la unión de las principales distribuidoras y representantes de treinta bodegas boutique de la Argentina. Como ocurre en todos los lugares del mundo donde las grandes ferias de vinos son exclusivas para el comercio (Italia, Francia, España, Inglaterra, Estados Unidos, Brasil), aquí aún no existen estos formatos y entendíamos que el mercado lo requiere.
Veíamos que existe una necesidad de recibir a nuestros clientes en un ámbito de tranquilidad y cordialidad, con el tiempo de atención suficiente para cada uno y con un contacto directo con los enólogos o dueños de las bodegas y todos sus vinos disponibles. Argentina tiene muchas ferias de vinos pero son todas dirigidas al público en general, por lo tanto masivas y no segmentadas. Entendemos que este formato genera un nuevo vínculo con nuestros proveedores y va a facilitar un mayor conocimiento de las distintas bodegas que forman parte de la feria.
Como primera conclusión, debo decir que estamos muy felices del resultado logrado, se cumplieron con creces las expectativas de todos los actores que formaron parte del encuentro: bodegas, distribuidores y clientes. En total, pasaron por el evento unas 1.500 personas. Estamos seguros de que el evento va a formar parte del calendario anual de ferias y dada la excelente repercusión lograda esto va a seguir contribuyendo a posicionar las bodegas boutique dentro de la industria vitivinícola.
Las particularidades por las cuales se destacan estas bodegas es por la excelencia de sus vinos. Hay bodegas familiares, de extranjeros, de inmigrantes, de Salta, Río Negro o Mendoza, pero en todas encontramos una historia de pasión y excelencia que cada uno transmite a través de los vinos que realiza. Este tipo de vinos se consiguen exclusivamente en vinotecas, hoteles y restaurantes. Nuestra apuesta es el mercado interno y pretendemos diferenciarnos aportando valor agregado y profesionalizando nuestra actividad como distribuidores. La gente está cada día más permeable a saber de vinos y comidas, y este tipo de vinos es donde encuentra una mayor diversidad atrás de cada proyecto. Hoy el vino argentino es una buena noticia, existe un interés general en conocer los nuevos vinos y saber quién está detrás de estos proyectos. El segmento de edad va de los 25 a los 55 años y los distintos medios especializados han favorecido la comunicación de este tipo de productos. Por eso podemos confirmar que, por suerte, se trata de una tendencia en pleno crecimiento.