Se trata de un molar de Stegomastodon o también conocido como “Mastodonte”, un mamífero invasor que habría tenido un aspecto similar, aunque más robusto, al tipo de elefante actual, con un peso de 7,5 toneladas.

Los mastodontes vivieron en Monte Hermoso entre unos 10 mil y 30 mil años atrás y se caracterizaron por tener largos colmillos, rectos y sin esmalte, llegando a medir 1,5 metros de longitud en adultos.

Natalia Sánchez, directora del museo, aseguró que no es tan común este tipo de hallazgo. “Es normal que los rodados fósiles que el mar desprende del sedimento sean arrastrados hasta la playa. Lo que no es tan común es encontrar un molar de mastodonte. Tal vez sí es más frecuente hallar huesos rotos pero no un molar de estas características“, expresó a medios locales.

Los molares son grandes, rectangulares, formados por series principales de cúspides bulbosas, las que al desgastarse adquieren forma de trébol.

Originarios del Norte de África, se dispersaron por Eurasia y América. Vivieron en Monte Hermoso entre unos 10 mil y 30 mil años atrás y se caracterizaron por tener largos colmillos, rectos y sin esmalte, llegando a medir 1,5 metros de longitud en adultos. Su tamaño es similar al de los elefantes asiáticos y menor que el de los elefantes africanos.