Aunque parezca irracional, sucede. Y no sólo eso, justifican su uso. Emilio Montefinale es el director de Espacios Verdes de la Municipalidad de Gualeguaychú y confirmó a un medio local el uso de glifosato en las plazas de esta ciudad del sur entrerriano. Sostuvo: “Se me desprestigió por algo que es insignificante. Usamos 200 centímetros cúbicos de glifosato diluido en agua para aplicarlo debajo de una fuente y contra los cordones“. Dijo además que la acción fue controlada. 

El hecho cuando se dio a conocer generó inmediata polémica entre los vecinos y organizaciones ambientalistas. Jorge Fritzler es miembro de la Asamblea Ciudadana Ambiental de Gualeguaychú y al ser consultado dijo: “Más allá de las explicaciones que den, esto está mal y me parece una barbaridad. Las reglas son parejas para todos, no es que por estar en el municipio se puede utilizar glifosato”

Lo cierto es que en Gualeguaychú hay ordenanzas y decretos que limitan la fumigación con agroquímicos. Hay noticias de actas de infracción realizadas por personal de esa comuna por esos hechos en 2014 y en varias oportunidades más. Martín Alazard, también miembro de la Asamblea Ciudadana Ambiental de la localidad, sostuvo: “Varios vecinos vieron lo que pasaba y también lo reconoció quien está a cargo de Espacios Verdes, pero dijo que usaban muy poco, que no había otra forma de controlar los yuyos y la gramilla que crecían entre las baldosas. Uno que es viejo sabe que las quemábamos con agua hirviendo, o con un poco de gasoil, y si no hay que arrodillarse y sacarlas con un cuchillo

Sabemos que hay una dispersión y que andan con una mochila tirando glifosato, que no usan todos los elementos de protección; es decir, hay cosas irregulares“, remercan los asambleistas. “Es un producto cancerígeno para la OMS y pueden ocurrir eventualidades, ni qué hablar de los vecinos que pasan por la plaza mientras se aplica. Por más que se utilice de manera puntual, lo cierto es que en Gualeguaychú es difícil de digerir”. 

El rechazo al uso del glifosato y la polémica por su utilización generó su repercusión en la Capital nacional del carnaval. Desde Ambiente y Desarrollo Sustentable de Gualeguaychú señalaron que no sabían que el producto se utilizaba en la ciudad, contaron las diferentes políticas que llevan adelante y hubo posturas en desacuerdo con su aplicación n las plazas y espacios públicos.

Desde el punto de vista municipal no parecen darse cuenta de la gravedad del hecho, usar glifosato en un espacio en donde hay niños y un punto de encuentro social, como son las plazas. “Lo que pasa es que se trata de una aplicación de un equipo controlado a cierta altura y sobre algo que es puntual, a dos centímetros del suelo, en una línea pequeña de pastos que crecen en sectores a los que no tenemos como llegar con una máquina o herramientas. En la Plaza San Martín hay paños gigantescos hechos con una piedra especial y con vidrio en las juntas. Si usamos herramientas las rompemos y si no elimino esas raíces, cuando crecen las revientan”, explicó el funcionario. 

Emilio Montefiale quiso justificar la injustificable. Sostuvo que puede utilizar otros medios como gasoil y demás, pero explicó que el glifosato cumple la función de eliminar esa vegetación que daña el lugar. “Está hecho para esto. Habremos comprado 20 litros en ocho años y no lo usamos mucho, solo en cosas puntuales, en un trabajo que se hace una o dos veces al año. Además no está prohibido por ley, de hecho nosotros lo podemos comprar y uno, como técnico, lo usa”

La Plaza San Martìn, el último espacio público donde rociaron con glifosato: