El proyecto denominado “Mmaria-Saamer” consiste en la instalación de unas antenas receptoras que posibilitarán el análisis de la dinámica de la atmósfera superior (mesósfera) comprendida entre los 80 y 100 kilómetros de altura, indicaron voceros oficiales de la Untdf.

La nueva aparatología forma parte de un proyecto internacional impulsado por el Instituto de Física de la Atmósfera de la Universidad de Rostock (Alemania) con la participación de la Estación Astronómica Río Grande (Earg) y la Universidad Nacional de La Plata (UNLP).

El instrumental funcionará en conjunto con un prototipo similar instalado en el municipio de Tolhuin (en el centro de la provincia) y con la Earg de Río Grande.

Nos va a permitir inferir características de la atmósfera con mejor resolución en espacio y tiempo, en una región que en general es difícil de observar”, explicó el astrónomo argentino Federico Conte que trabaja en la universidad de Rostock.

El científico mencionó que Argentina es un punto de interés científico, ya que se encuentra en “una de las regiones del mundo con mayor actividad relacionada a las ondas de gravedad de montaña”.

“Cuando las masas de aire chocan contra las paredes de una montaña, levantan corriente caliente que está en la superficie. El aire se eleva, se enfría y por fuerza de la gravedad se viene hacia abajo. Eso forma ondas que interactúan con la atmósfera y pueden modificarla a escala global”, detalló el investigador.

José Luis Hormaechea, director de la Earg, dijo que la nueva infraestructura “mejorará los modelos atmosféricos que tienen impacto en la predicción del clima, una línea de trabajo muy poco explorada por grupos de investigación en la Argentina”.

Los científicos adelantaron que habrá otras campañas de observación del comportamiento de la atmósfera en la Patagonia, que se realizarán con la asistencia de instituciones académicas de la región en ciudades como El Calafate, Tres Lagos y El Chaltén, entre otras.