Separar correctamente los residuos permite recuperar un sin fin de materiales. Separar los residuos “húmedos” de los “secos” posibilita reutilizar la materia orgánica y transformarla en compost. Esto es lo que hacen en la Planta de Tratamiento y Reciclado de Residuos Sólidos Urbanos “Metropolitana ubicada en Donovan, provincia de San Luis, donde más de 12 mil kilos de materia orgánica recuperada ingresaron recientemente al vivero provincial para fortalecer la producción de plantas nativas y paulownias que cultivan para los diferentes planes de forestación, como en la Cuenca del Morro.

El Gobierno de San Luis, a través del Ministerio de Medio Ambiente, Campo y Producción, inició en abril de 2016 la producción de paulownias. Se trata de una especie capaz de crecer en tierras en las que ninguna otra especie podría sobrevivir, con lo cual es una planta clave en la lucha contra la desertificación y el cambio climático, ya que le aporta al suelo toda clase de nutrientes y es capaz de absorber hasta 10 veces más dióxido de carbono que cualquier otra planta.

El compost es uno de los mejores abonos que permite mantener la fertilidad del suelo. “Este material lo vamos a mezclar en las proporciones adecuadas para fortalecer el sustrato que utilizamos para la producción de nativas y paulownias”, aseguró el jefe del Área Forestación San Luis, Pablo Pensotti.

Por su parte, la ‘Metropolitana’ comenzó a operar hace cuatro meses en el marco del Plan de Regionalización de Plantas de Tratamiento y Reciclado de Residuos Sólidos Urbanos (RSU), y es la planta más grande de la provincia. Además de los residuos orgánicos, entre los materiales allí recuperados se destacan elementos como aluminio, lata, cartón, vidrio, PET cristal, PET verde, tetrabrik y polietileno.