Villa Antigua es un pequeño pueblo de 200 habitantes en el noreste mendocino, allí cursa el séptimo grado en la escuela rural “Juana de Jesús Aguirre de Quiroga”, Atilio Hernández, un niño de doce años que tiene promedio 10, y muchas ganas de progresar. Compitió con alumnos de varias provincias y salió elegido el mejor estudiante de escuela primaria del país.

“Me gustan todas las materias, pero especialmente Matemática. No me cuesta estudiar y aprendí de mis padres a ser ordenado con las cosas de la escuela“, aclaró el joven estudiante a Los Andes. Atilio recibió el premio en Misiones, donde viajó junto a sus padres, su maestra, la directora de la escuela y ocho compañeros que no se quisieron perder la oportunidad de compartir esta alegría con su amigo. “Hay uno que no viajó, porque le tiene miedo al avión”, aclaró.

“En enero nos avisaron que mi hijo había ganado y no lo podíamos creer; imagínese la alegría y el orgullo que sentimos en la casa”, comentó al medio mendocino Vito Hernández, el padre de Atilio. El premio lo otorga hace dieciocho años Misiones Online, un medio de comunicación que premia a alumnos de aquella provincia y de todo el país, de la competencia participan estudiantes de todo el país.

La noticia sacudió a toda Villa Antigua, los doscientos habitantes desde enero conocen la noticia y Atilio se ha convertido en el habitante más conocido del pueblo. Desde aquel mes, en la escuela no quisieron dejarlo solo. El premio incluía pasajes para la familia, pero desde un principio fueron muchos los que quisieron acompañarlo. “Gracias a la comuna de La Paz, a Misiones Online y a algunas rifas y bailes que hicimos en la escuela, pudimos juntar el dinero suficiente para que viajaran  ocho compañeros de clases, una maestra y la directora”.

El padre de Atilio trabaja la tierra, es productor agrícola, pero también es profesor de sociología. Es una figura importante para el niño, que a pesar de tener la responsabilidad de ser el mejor estudiante de escuela primaria del país, no ha modificado ninguna de sus rutinas. “Es un muchacho responsable, que cumple con su tarea en la escuela, pero también hace danza folclórica y guitarra”, explica.

Luego de recibir el premio, quedaron unos días en Misiones para conocer la provincia. Misiones Online además del diploma, le obsequió una computadora y banderas para la escuela. Atilio al regresar a su pueblo, continuó con sus actividades. “Quiero ser veterinario”, sueña este pequeño mendocino que es un ejemplo para todo el país.