Añelo es una de las localidades patagónicas más vinculadas al sector petrolero. Ubicada en el centro-este de la provincia del Neuquén, participa de las operaciones de la formación hidrocarburífera no convencional de Vaca Muerta y está rodeada de los yacimientos de Loma Campana, Loma La Lata Norte, Loma de las Yeguas, Aguada Pichana, Aguada San Roque y Filo Morado.

Hasta hace muy poco era un pueblo tranquilo con 2000 habitantes, pero con el descubrimiento del yacimiento Vaca Muerta, la tranquilidad se fue y la localidad cambió. Comenzaron a llegar miles de trabajadores con sus familias en busca de una oportunidad en el negocio del petróleo. Sin embargo el sueño se transformó en espejismo. Con el medio ambiente dañado y la crisis petrolera mundial, el intendente de Añelo pide que ya no vengan más familias al pueblo. El sueño de Vaca Muerta, terminó.

En este marco, la crisis que atraviesa la actividad hidrocarburífera ya está causando los primeros problemas en la ciudad: no sólo para los miles de trabajadores del sector, sino que también no es el panorama esperado por aquellos que llegan a la región.

El intendente de Añelo, Darío Díaz, se mostró preocupado por la situación que atraviesa el sector y sostuvo que ahora la prioridad son los habitantes de esa localidad neuquina; cuya población actual ronda entre los 6.500 y 7 mil habitantes.

“Actualmente, tenemos unas 60, 70 personas desocupadas en nuestra ciudad, el número de los 2 mil trabajadores sin empleo son de la región, no residen acá”, explicó Díaz y agregó: “Por ejemplo, cuando fue el boom acá, hubo 10 mil operarios y de Añelo sólo había 10 por ciento”.

Por tanto, se refirió con preocupación respecto a los casos de personas que deciden transladarse a esa ciudad, aunque aclaró que actualmente es menor la cantidad de personas que arriban a la ciudad petrolera en busca de una oportunidad laboral.

Siguen llegando familias a Añelo. Muchos se instalan con algún pariente o alquilan una casa entre varios, mientras otros prueban en una toma precaria y sino pegan la vuelta”, contó Díaz; al tiempo que aconsejó a la gente que no se mude a la localidad.

Con este fin, el Municipio se firmó un decreto para restringir la ayuda y asistencia social a los vecinos. “Les estamos requiriendo seis meses de residencia, para que la gente que viene llegando sepa que está complicado y no es una buena alternativa venir”, expresó Díaz, ante la cantidad de pedidos que le llovían a la Municipalidad.

En este marco, Díaz dio un pantallazo sobre alternativas que se proyetan en Añelo ante la situación petrolera. En primer lugar, detalló que la construcción del sector privado continúa pero a un ritmo más lento; mientras que relató que se están realizando obras de gas y de infraestructura para la localidad como un hospital, dos jardines de infantes y un natatorio.

Por otro lado, el intendente de Añelo anunció que a fin de mes comienza la construcción de la central térmica que ofrecerá 180 puestos laborales. Esta obra es “un alivio” para la desocupación local. Añelo es una voz del mapudungun que significa médano de la amenaza