La declaración ocurrió en Cañada de Gómez, Santa Fe, donde se lleva adelante la jornada Aeroaplica, organizado por la Federación Argentina de Cámaras Agroaéreas (FeArCA). El funcionario dijo que el 3 de junio firmó una resolución -que será publicada en el Boletín Oficial- para abrir una línea de financiación a tasa subsidiada a través del Banco Nación para que las empresas y particulares puedan comprar aviones fumigadores.

“Para nosotros como institución es un logro haber obtenido como resultado final de muchas  gestiones la financiación del avión Laviasa PA-25 Puelche, de fabricación nacional. Agradecemos la respuesta clara y firme por parte de las Secretarías de Transporte e Industria de la Nación, que han permitido arribar a éste verdadero logro largamente esperado por la comunidad aeroagrícola argentina”, exageró Orlando Martínez, presidente de la FeArCA.

Después habló Ramos. Dijo: “Queremos mejorar más al sector de aeroaplicación y para eso debemos fomentar esta industria que es la de la aviación. Los desafíos que se presentan son muy grandes y la capacitación, desarrollo y producción para este sector están en nuestra agenda. Hoy cumplimos y entregamos una resolución para que los aviones que se fabrican en nuestro país puedan tener un financiamiento con tasa subsidiada, cumplimos así con un pedido del sector”.
 
Cómo es el financiamiento

El Programa de Financiamiento para la Ampliación y Renovación de Flota, destinada a la adquisición y renovación de camiones, remolques, semirremolques y maquinaria agrícola, sumó a los aviones Puelche destinados al uso agrícola. El Puelche es un avión monoplano con fuselaje y está construido con tubos de acero soldados, recubiertos de tela y es utilizado para el rociado de pesticidas y fungicidas. Cada unidad tiene un precio de u$s 250.000 aproximadamente, según datos del mercado, es fabricado por FAdeA en Córdoba.

La línea crediticia tiene un cupo total de $ 8.500 millones, y prevé dos formas de acceso con fondos del Banco Nación: la primera es a través de financiamiento para personas físicas o jurídicas que sean sujeto de crédito, en el que las Pymes y el Norte Grande del país reciben condiciones preferenciales. La segunda alternativa es a través de los propios fabricantes de los equipos para que éstos, a su vez, financien sus ventas en condiciones flexibles.

El plazo de financiamiento es de 60 meses, con una bonificación de tasa del 7,5% por parte del Estado nacional y entre el 0,5 y el 1% extra del Banco Nación. Así, los créditos de la entidad financiera estatal tendrán una tasa anual fija en pesos del 5%. En tanto, los que tomen el crédito a través del fabricante pagarán una tasa del 10%.