Vecinos de la ciudad cordillerana de Esquel impulsaron una pequeña fábrica de reciclado de residuos de la construcción y otros desechos, con la que recuperan muebles en escuelas de la provincia de Chubut. La acción comunitaria es festejada por todos, ya que reducen los residuos urbanos transformándolos en elementos útiles para las escuelas. 

La iniciativa fue presentada por el ministro de Ambiente y Desarrollo Sustentable, Ignacio Agulleiro, quien destacó a Gustavo Díaz y Pablo Torrecillas, responsables de la pyme “Reciclados Esquel“, que trabaja en la recuperación de materiales desechados en la planta de tratamiento de residuos sólidos urbanos  de la localidad.

En la presentación, los jóvenes mostraron sólo parte de su proyecto, como fue el uso de placas de “tetra pack” para reparar bancos y sillas deterioradas de un establecimiento educativo. Agulleiro garantizó el acompañamiento a “los emprendedores que aprovechan el material recuperado en las plantas de tratamiento”, para que no termine “en otros puntos de Argentina” sino que lo reindustrialicen “en la propia provincia. Esto cerraría el círculo virtuoso del proceso que comienza con la separación en los domicilios y la clasificación en los complejos”, afirmó.

El ministro indicó además que buscará avanzar en un convenio con la cartera educativa provincial para que el mobiliario deteriorado de las escuelas sea recuperado a través de material reciclado, a fin de colaborar en el impulso del proyecto. Cada vez son más los lugares en donde los RSU, residuos sólidos urbanos, vuelven a la sociedad convertidos en elementos prácticos. Esta acción es muy importante porque son residuos que de otra manera engrosarían los basurales a cielo abierto que producen una enorme contaminación