La huerta se extiende sobre un lote de 47 metros de ancho por 110 metros de largo y está ubicada en el barrio Maradona de la ciudad capital. Actualmente trabajan cincuenta personas repartidas en dos turnos, y se plantó rúcula, acelga, remolacha, zanahorias y verdeo.

Este proyecto surge a partir de las demandas que nos acercaron vecinos de distintos barrios, ya que muchos son trabajadores informales que no podían salir a trabajar a causa de la pandemia. Fue así que se vio la posibilidad de darle un uso nuevo a un terreno recuperado por la municipalidad y crear en esa superficie esta huerta“, explicó Ángeles Obregón, de la Dirección de Acción Social municipal y encargada de la huerta, en diálogo con Télam.

huerta

Por otra parte, la funcionaria explicó el modo en el que se distribuyen los ingresos que se obtienen con las ventas de lo que la huerta produce: “El cincuenta por ciento de lo que se produzca va a ir destinado al abastecimiento de estas familias, de tal manera que ellos puedan revender el producto o puedan dedicarlo al consumo en sus hogares. Por otra parte, la mitad restante va a estar destinado a los comedores o asociaciones comunales que nos vienen acompañando durante todo el año”.

Por su parte, Diego Díaz es trabajador informal y actualmente está participando en la huerta con sus manos: “Este proyecto me dio una posibilidad de crecer”, dijo este padre de una nena de 13 años y de un varón de 16 años, que van a la escuela secundaria, mientras que su esposa lo ayuda en la huerta.

En ese contexto, Díaz consideró que “la creación de esta huerta ayuda mucho a las personas que no tenemos un trabajo estable” y además dijo que es muy importante porque “acá nos capacitamos permanentemente, esto nos motiva a seguir adelante”.

Por su parte, Mónica, una vecina del barrio República Argentina, contó sobre esta experiencia: “Somos un grupo de personas, la mitad de algunos barrios de la jurisdicción número 5, del barrio Namqom y barrio obrero, que estamos tratando de hacer producción de verdura ya que la situación económica no es muy buena. Por eso, nosotros, que somos gente trabajadora y nos cuesta el peso, decidimos venir a la huerta para producir nuestras propias verduras”.

Por su parte, Walter Abreu es referente social y manifestó que a partir de este trabajo se están formando “promotores para asesorar y guiar a los vecinos y las vecinas que quieran tener una huerta en sus hogares, enseñándoles algunas técnicas para la preparación del suelo, también a elegir el tipo de verdura que tienen que sembrar según la temporada, y además algo sobre los valores nutritivos de cada especie”.

Abreu explicó en esa línea que en la huerta se trabaja en la preparación de los almácigos, los semilleros y el trasplante en los tablones, entre otras múltiples tareas, y destacó que no utilizan ningún tipo de fertilizantes, agroquímicos ni productos de fabricación industrial, sino que trabajan “con productos orgánicos elaborados por los compañeros y las compañeras de distintas organizaciones sociales y cooperativas”.

Como el objetivo es compartir el conocimiento, todas las personas interesadas en plantar su producción, pueden acercarse a la huerta o comunicarse por las redes sociales de `Formosa tu Ciudad´ y con la línea de atención al vecino que es el 0800-999-147.