Unos 40 vecinos del municipio de Vista Alegre, Neuquén, se reunieron en el paradisíaco parque que se ubica a la vera del río Neuquén, a un lado del Dique Ballester, para realizar un abrazo simbólico a los pinos que adornan el extremo norte de la localidad, para pedir que no sea talado y que lo declaren de interés público.

La primera alerta se encendió con la venta del predio del Parque Victoria de la empresa Moño Azul, a una empresa italiana. Al respecto los vecinos explicaron a medios locales que “comenzamos el año pasado a movilizarnos porque vimos que estaban cortando algunos árboles y nos enteramos que la empresa que ahora es dueña quiere vender este lugar. Nos presentamos en el Concejo Deliberante a pedir explicaciones, hicimos notas y logramos que se detenga la tala”.

La lucha continuará con la presentación de un proyecto para que el espacio se convierta en un lugar de interés público: “Esto es nuestra historia y no podemos darnos el lujo de perderlo. Nosotros queremos desde el Deliberante presentar una ordenanza donde se declare de interés público, para que luego pueda pasar al ámbito de la legislatura y se expropie, para que se a un patrimonio histórico de Vista Alegre”.

“El parque Victoria es una parte nuestra, es una parte de nuestra vida, es una parte de nuestra historia. Yo tengo 64 años y vi plantar esos pinos, para nosotros es un gran dolor si tenemos que perderlos”, con esas palabras Provinda Hernández unificó el reclamo un grupo de vecinos de Vista Alegre.