Vecinos de Pilar, provincia de Buenos Aires, se unieron para manifestarse en contra de la instalación de dos centrales de generación de energía termoeléctrica de una potencia conjunta de 500 MW (que abastecerán a la subestación de Edenor) en la Ruta 25 y Alborada, localidad de Villa Rosa y Matheu, a pocos metros de más de diez mil viviendas, que en muchos casos son barrios cerrados.

Se trata de las empresas APR Energy y Araucaria Energy, que poseen la “categoría III” otorgada por la autoridad ambiental de la provincia (OPDS), es decir, que son industrias con potenciales riesgos e impactos ambientales como incendios, derrames, explosión, químico, acústico y por aparatos sometidos a presión.

Los vecinos autoconvocados iniciaron una petición en Change.org para juntar firmas, dirigida al Municipio de Pilar y de Escobar, y al Consejo deliberante de Pilar, para reclamar la reubicación de las plantas a un parque industrial y la derogación de la ordenanza de zonificación que permitió la instalación.

5 millones de litros de agua de pozo será extraída de la misma napa de donde los vecinos toman el agua. Teniendo en cuenta un consumo promedio de 80 litros de agua al día per cápita (según OMS) para cubrir necesidades básicas, 60 mil personas se verán afectadas por día.

Además de la molestia que ocasionarán los más de 100 camiones por día que transportarán gas oil, y el ruido de las turbinas, generan contaminación sonora, los vecinos indican que habrá más de 15.000 metros cúbicos de combustible almacenados en tanques, con lo cual se emanarán efluentes gaseosos como óxidos de nitrógeno y azufre, dióxido de carbono, vapor de agua. Y efluentes líquidos: disposición de agua sobrante del proceso a 45 grados centígrados en el arroyo Burgueño, elevando considerablemente el caudal del mismo, algo que empeora la contaminación del mismo y la frecuencia de sus desbordes.

Generación de residuos peligrosos en general: grasas, lubricantes a base de hidrocarburos. No cumple con la ley de radicación industrial, ni la ley general de ambiente, entre otras legislaciones y artículos constitucionales.

Los vecinos aseguran que el intendente de Pilar, Nicolas Ducoté, hizo caso omiso a sus reclamos, con respuestas como “para darle electricidad a 150.000 hay que molestar a 10.000″, y si bien hay acciones legales iniciadas para frenar las plantas, la construcción de las mismas sigue avanzando.