Los vecinos de Sarmiento (Chubut) están muy preocupados por la acelerada bajante que se presenta en el Lago Musters, que se encuentra a orillas de esta localidad que desde hace meses ha comenzado a notar que el lago se seca, al igual que el vecino Colhue Huapi, casi extinto.

Autoconvocados por el agua-Cuenca del Senguer” es el grupo de vecinos que se han unidos para concientizar acerca de la gravísima situación en la que viven, y socializar la poca atención que tienen de la dirigencia política que aún parece no tomar dimensión del problema que existe: el lago Musters además de ser el más más importante espejo de agua de la estepa chubutense, es la fuente de agua que alimenta a Comodoro Rivadavia, entre otras localidades de importancia de la provincia.

Los vecinos denuncian que el recurso hídrico fue mal usado, entre otras causas se cita a la industria petrolera, que extrae agua del lago. Guillermo Gettig Jacob, miembro de la Asamblea Vecinal argumenta que es urgente que las autoridades provinciales vayan a Sarmiento y vean la realidad en la que se halla el lago. “Formamos Autoconvocados en mayo por la desaparición del Colhue Huapi. Con el tiempo veíamos como se deterioraba el Muster, en su falta de agua, en su ingreso y todo lo que es el río Senguer, más que nada, como principal afluente de los lagos.Preocupados ahora por la terrible baja que tiene el Musters, ya ni siquiera nos estamos enfocando en el primer objetivo, sin olvidarlo, pero como que ahora tenemos que salvar al Musters es nuestra última consigna”, comentó Jacob en una entrevista con Radio Nacional.

Lo que los vecinos piden es que se estudie profundamente el problema hídrico del lago, su uso y el funcionamiento del sistema que en la actualidad se encuentra en un periodo de gran sequía. “Está el factor climático, que hay que tenerlo en cuenta como una variable a futuro de qué va a pasar y cuál va a ser la incidencia en las subidas y bajadas”. Jacob insiste es que es muy importante establecer un buen uso del lago, teniendo en cuenta la poca agua en la región. Tanto los productores agropecuarios, como la empresas petroleras extraen grandes cantidades de agua.

“Hay que hacer un plan racional de manejo a futuro para ver cuánto gasta cada uno e ir corrigiendo los malos usos del agua. En este momento hay que subir el caudal porque está muy bajo y es muy riesgoso para los acueductos. Hay que cuidar cada gota pero también hay que subir la cantidad de ingreso de agua. En esta semana, antes de lo que prevé la ley en abril, lo cortará el agua para riego o para fines agropecuarios. Se cerrarán las compuertas de los canales para hacer un trabajo fuera del valle”.

Hay productores que tienen canales históricos y que no están regulados; tienen una compuerta que no permite medir el caudal. Se comprometió la gente del Instituto Provincial del Agua a hacer esas tareas. Es lo primero que debe hacerse para que se empiece a llenar el Musters”, insiste Jacob quien brinda un panorama sombrío de la realidad del lago: “Cuando uno va al lago bajó muchísimo, tiene bancos de arena muy grandes. Lo que antes era la playa, en algunos lugares eran 30 o 40 metros en otros 20 y en otros lugares muchísimos más. Se redujo la masa de agua, bajó de manera alarmante a tal punto que los caños del acueducto están a la vista, cosa que nunca habíamos visto. El volumen de agua está reduciéndose exponencialmente, hay que frenar esto porque al haber menos caudal de agua y otros factores como la evaporación producidos por el calor o el viento cada vez hay menos agua”