Vecinos autoconvocados de diferentes barrios de Mar del Plata realizaron el primer fin de semana de septiembre un corte parcial en el kilómetro 505 de la Ruta 11, tras haber realizado múltiples denuncias y reclamos a la gestión de Carlos Arroyo por las reiteradas fumigaciones ilegales con agrotóxicos.

Entre diversos problemas de salud, denuncian que las fumigaciones masivas ocasionaron una gran cantidad de casos de afecciones en la piel y abortos espontáneos.

Jorge Picoreli, miembro de Vecinos Autoconvocados, explicó a medios locales que: “Hay una medida cautelar de la Suprema Corte que está vigente y que no permite fumigar a menos de mil metros de barrios, de casas, pero el año pasado hicimos denuncias porque se estaba violando”. “Los entes que corresponderían y a las instituciones que tienen que controlar nos mentían y no hacían nada”.

Los vecinos de Felix U. Camet aseguran que las fumigaciones se intensificaron en los últimos años, con dos pasadas por día. Además aseguran que los venenos se arrojan a 100 metros de las viviendas y de la escuela de la localidad, por lo que realizaron una presentación formal con un petitorio firmado por 200 vecinos, para exigir que se cumpla la ordenanza que reglamenta la fumigación en áreas urbanas. “Somos ciudadanos comunes, pero no nos queremos dejar envenenar”, expresaron.

La problemática de las fumigaciones terrestres y aéreas con agrotóxicos no pertenece solamente a Mar del Plata, si no también a muchas localidades de Buenos Aires, cuyas escuelas crearon recientemente una red bajo el mismo pedido: que paren de fumigar.

En el Litoral, en el Norte, en Córdoba, en Neuquén, los ‘pueblos fumigados’ conviven diariamente con estos venenos en los que se basa el sistema de agroproducción de nuestro país. Allí abundan los casos de malformaciones congénitas, problemas respiratorios, neurológicos, alergias, abortos espontáneos y cáncer.