Por Matilde Moyano

Científicos del Centro de Investigaciones del Bosque Atlántico (CeIBA) ya habían expuesto su disconformidad acerca del proyecto del gobierno nacional “Oportunidasdes Naturales” que fomenta la inversión privada de ecolodge, cabañas y glampings (campamentos de lujo) dentro del área del Parque Nacional Iguazú (PNI).

Estas actividades turísticas, advirtieron, generarán un impacto sobre la biodiversidad, como problemáticas asociadas al atropellamiento de fauna, o conflictos en la interacción visitante-fauna silvestre. Los investigadores vienen recomendando desde hace tiempo la construcción de pasafaunas y el cerramiento de los patios de comida, sin embargo, hasta el momento estas recomendaciones no fueron implementadas y los conflictos fueron en aumento en los últimos años, junto con el incremento del número de visitantes y de nueva infraestructura.

Si bien el ministro de Turismo de Misiones, José María Arrua, declaró recientemente a medios locales que el proyecto “está suspendido”, asimismo indicó que “si más adelante se plantea otro formato u otro esquema con otro nivel de intervención, lo analizaremos, pero será para más adelante”.

Ines Moresco forma parte de la Asamblea Vecinal Iguazú y nos acercó la nota escrita por los ciudadanos de Puerto Iguazú, quienes abogan por la conservación del área protegida y de las Cataratas, Patrimonio Mundial Natural de la Humanidad:

Quienes suscribimos nos declaramos a favor de la cancelación formal y definitiva del proyecto interministerial denominado “Oportunidades Naturales” a cargo de la Secretaría de Ambiente y la de Turismo de la Nación, que pretende ser implementado dentro del ámbito del Parque Nacional Iguazú (PNI) para el emplazamiento de complejos turísticos que serán explotados por grupos empresariales de capitales privados nacionales y extranjeros.

Surge a las claras el grado de improvisación con la que el Poder Ejecutivo Nacional pretende intervenir el área natural protegida del PNI que de ninguna manera traerán beneficios para los pobladores locales.

Datos geográficos erróneos; desconocimiento del impacto de la antropización sobre la flora y la fauna autóctona en el Parque Nacional emblema de la biodiversidad Argentina; desconocimiento sobre las zoonosis a las que se podría exponer a los turistas a través de los cambios antrópogenicos en la vida silvestre causando una mayor tasa de contacto entre seres humanos, animales y vectores de los agentes infecciosos; perjuicios económicos para miles de familias que dependen de que el turismo llegue a la Ciudad de Puerto Iguazú, y desprecio por el desarrollo cultural y económico de las Comunidades Guaraníes originarias son algunos de los puntos principales que se destacan en esta iniciativa.

A la carencia de rigurosidad científica, ambiental y cultural con la cual se busca implementar el proyecto “oportunidades naturales” se le suma la violación de legislaciones vigentes como la ley 22.351 “Parques nacionales: declaración de reservas” que prevé que: La infraestructura destinada a la atención del visitante de los Parques Nacionales, que se encuentre dentro de su ámbitos, son de carácter excepcional y se limitaran a lo indispensable para no alterar las condiciones naturales de estos.

Por otro lado la Ley 25.675 “general del Ambiente” establece el principio precautorio en cuanto a la modificación de los ambientes naturales, y que cualquier modificación que podría traer efectos en el ambiente debe postergarse hasta tanto se cuente con la información del impacto ambiental que dichas modificaciones podrían tener sobre la flora y fauna autóctona. Además se pone en contraposición con el reciente plan de gestión vigente del PNI aprobado recientemente (Res HD Nº
76/2018).

Por lo anteriormente expuesto solicitamos al Poder Ejecutivo Nacional la cancelación definitiva dentro del ámbito del Parque Nacional Iguazú.