Los proyectos que buscan eliminar nuestra dependencia hacia los combustibles fósiles son cada vez más refinados porque, si todavía no lo sabías, el futuro está en las energías renovables. 

La innovación tecnológica está llegando muy lejos y ya desarrolló lo que faltaba: celdas fotovoltaicas dentro de ventanas, un revestimiento líquido que absorve la luz y extrae su energía, que puede aplicarse en cualquier superficie transparente. 

Compuestas por carbono, hidrógeno, nitrógeno y oxígeno, estas celdas producen pequeñas células fotovoltaicas orgánicas. Se llaman Solar Window y pertenecen a la compañía estadounidense New Energy Technologies. 

A través de unos conductores que se conectan al marco de la ventana se genera la extracción de energía, ya sea hacia una batería o directo a un dispositivo que consuma energía o la abastezca, lo cual hace pensar en la posibilidad de aplicar estas celdas a la pantalla de nuestros celulares para recargarlos.

Sus creadores aseguran que el sistema de estos paneles transparentes es capaz de obtener hasta 50 veces más energía que un panel fotovoltaico tradicional. Pero lo más relevante de este revestimiento es que puede generar energía no sólo a través del sol, sino también con luz artificial.

La empresa continúa perfeccionando la eficiencia de estos paneles, y busca empresas interesadas e inversionistas para una producción a gran escala.