Por Leandro Vesco / Fuente: Diario El Patagónico

Veteranos de guerra escritores lanzaron gracias a la ONG Relieve Sur tres libros sobre el conflicto de Malvinas, en idioma Braille, la escritura para ciegos. En la Biblioteca Popular Braille y Parlante “Alfredo Palacios” de Puerto Madryn, se presentaron los libros “Sentimientos de Trinchera” (1 y 2) y “Guerra de Malvinas, los días que viví en peligro”.

La ONG produce audiolibros como material disponible para personas disléxicas o analfabetas, mientras que en el caso de la biblioteca, apuesta a abrir la puerta a la equidad, promoviendo el derecho a la información y a la igualdad, desde un punto de vista social, laboral y participativo. “Guerra de Malvinas, los días que viví en peligro” es de Alejandro González y “Sentimientos de Trinchera” (1 y 2) es de Juan Carlos Recheni. Fueron editados junto a la ONG Relieve Sur y la biblioteca anfitriona, la que además de ofrecer material literario en tinta, también genera y posee material en braille para las personas que son disminuidas visuales o ciegas.

“Es un día de fiesta, ya que se consolida la premisa de inclusión, al posibilitar a personas con discapacidad visual poder leer en primera persona el sentimiento de nuestros soldados en la guerra de Malvinas”, manifestó el titular de Cultura de Madryn. “Entendimos que si teníamos la posibilidad de poder incluir a la gente no vidente en un relato en primera persona que realizan nuestros veteranos, lo teníamos que hacer, todo esto se concretó a partir de articulaciones con esta biblioteca, que cuenta con la imprenta necesaria y el material para lograr esto. Comenzamos con estos primeros tres libros para ponerlos a disposición de distintas bibliotecas y espacios donde puedan ser utilizados”

En este caso, se imprimieron 50 ejemplares de cada uno en un tamaño más grande de los originales, por las características de la impresión, en doble faz, lo que facilita mucho el acceso al público en general, porque si no se tornarían muy voluminosos. La guerra de Malvinas es una herida abierta en nuestra sociedad, pero que deberá ser cicatrizada, con acciones como esta, pueden darse avances hacia un entendimiento real y fidedigno sobre lo que pasó en esos días negros de nuestra historia. Conociendo el pasado es cómo podemos construir un mejor futuro.