Villa La Angostura está siendo destruida por la inversión inmobiliaria, descontrolada y sin ningún compromiso con el cuidado del medio ambiente. Para atender los más de 60 trámites forestales mensuales, las denuncias y salir al territorio para controlar que se cumpla la Ley, la Dirección de Bosque Nativo provincia ha sido desmembrada hasta contar con sólo tres empleados y ningún funcionario a cargo. 

Con este panorama, las empresas pueden talar sin problemas y edificar. Villa La Angostura fue siempre un lugar en donde prevaleció el cuidado del medio ambiente, el orden y el control en el ordenamiento urbano. Pero en los últimos años la industria inmobiliaria ha ejercido un gran poder en la toma de decisión del municipio, quien he permitido que se instalen barrios privados que han cerrado los accesos públicos al Lago Nahuel Huapí, principalmente en la zona cercana a la ruta 40, que bordea el Lago.

A estos emprendimientos se le suma la presencia de la política en el lugar, la Villa es elegida por el presidente Macri para descansar, por lo que, algunos empresarios quieren construir sus casas cerca de este nuevo centro de poder. Todo esto tiene como consecuencia el desmonte de bosque milenario y nativo, protegido por la Ley, pero que, al no existir personal que pueda controlar el territorio, las casas se hacen sin tener ningún obstáculo legal.

Según difunde el diario Río Negro, en la Villa se desmontan seis hectáreas de bosque por año para construir viviendas exclusivas. La acefalía de la Dirección de Bosque Nativo llama mucho la atención, son muy pocas las áreas en donde se podrían construir en este santuario natural si existiría personal que pueda trabajar en la detención de maniobras forestales sospechosas. El Estado de la provincia de Neuquén es el principal responsable de este maltrato a la naturaleza, permitiendo que se construya en áreas protegidas.

Villa La Angostura no cuenta, como exige la Ley Provincial de Bosques N° 2780, con un Consejo Consultivo de Bosque Nativo. En los últimos días de agosto, el único profesional que tenía conocimientos ambientales pidió el traslado a otra área. De esta manera, la Villa está totalmente a merced de las topadoras y las sierras para que talen los árboles. Actualmente en la comarca se encuentran en obras tres grandes proyectos muy polémicos: la planta de tratamiento de residuos cloacales, la ruta de circunvalación y un gran loteo para construir un barrio privado. Estas obras avanzan sobre bosque nativo y nadie las controla.

“Se está trabajando para que se designe personal en la Dirección en Villa La Angostura lo antes posible”, se apuran a contestar desde la Dirección de Bosque Nativo provincial, fundamentando el poco interés de querer proteger en forma urgente los árboles que todos los días se talan para construir casas lujosas.