Por Matilde Moyano

Estamos en el barrio Los Troncos, uno de los más elegantes de Mar del Plata, y una casa de estilo pintoresquista llama la atención entre todas las casas. Abrimos el portón de madera cuya insignia de hierro indica ‘Villa Victoria’, y nos sumergimos en un mundo aparte de hace cien años atrás: es la residencia de veraneo de la escritora Victoria Ocampo (1890 – 1979).

Esta casa es muestra de una época de esplendor económico en la que familias aristocráticas de Buenos Aires veraneaban en Mar del Plata. Construida en 1912 para Francisca Ocampo (tía abuela de Victoria), lo curioso de esta casa es que fue comprada a una empresa inglesa en un ‘kit armado in situ’, es decir, es una casa prefabricada que se trajo de Inglaterra a Buenos Aires, desarmada en partes que se ensamblaron al llegar al país.

Actualmente esta residencia es un ‘Sitio Histórico Arquitectónico’. Construida en hierro y madera, sus cubiertas de tejas de asbesto ubicadas en diagonal, sus exteriores amarillo pastel combinado con blanco, sus interiores empapelados con diseños florales y su recorrido paisajístico de hortensias, magnolias y romeros, evocan a una casa de muñecas. Pero Victoria estaba lejos de ser una muñeca. Fue educada por institutrices inglesas y francesas, y en su juventud estudió en Francia. Logró ganar un espacio en los círculos literarios dominados por hombres, lo cual constituye uno de sus mayores desafíos: En 1977 la Academia Argentina de Letras la incorporó como miembro de número, conviertiendose así en la primera mujer en ocupar un lugar allí.

Esta casa de veraneo tenía sus puertas abiertas para escritores del país y del exterior, ya que Victoria los invitaba para que tuviesen un lugar tranquilo donde escribirJorge Luis Borges, Gabriela Mistral, Bioy Casares, Pedro Henriquez Ureña, Amado Alonso, Eduardo Mallea, Igor Stravinsky, Héctor Basaldua, Jacques Maritain, María Rosa Oliver, Waldo Frank, Bernardo Canal Feijoo, estuvieron entre sus invitados.

Tanto Villa Victoria como Villa Ocampo (San Isidro) fueron donadas en vida por su propietaria a la UNESCO, pero cuando esta falleció, dicho organismo remató la residencia de veraneo con sus muebles, para solventar los gastos de la vivienda de Buenos Aires. Pero en 1981 la Municipalidad de General Pueyrredon adquirió el inmueble en subasta pública y desde entonces funciona allí el Centro Cultural Victoria Ocampo.

Además del recorrido por la casa y de la posibilidad de participar de actividades literarias, también se puede tomar el té en la cocina de Victoria. Para visitar este lugar hay que comunicarse con la Secretaría de Cultura de Mar del Plata: 4942878 / 4935302 / villavictoria@cultura.mardelplata.gob.ar 

Podés viajar a este destino a través de Despegar.

Fotos: Matilde Moyano