Distintos grupos de voluntarios siguen trabajando duro en la localidad jujeña de Volcán para ayudar en la recuperación del pueblo que el 10 de enero sufrió las consecuencias de un alud. Rescatistas del Ejército Argentino y bomberos continúan la búsqueda de dos personas que fueron reportadas como desaparecidas, según informó Telam.

El gobernador Gerardo Morales anunció que la próxima semana se iniciarán los trabajos de reparación de las viviendas afectadas por este fenómeno natural que perjudicó a cerca del 80% del pueblo de Volcán, de unos 2000 habitantes.

Las cuadrillas de voluntarios (entre ellos muchos de localidades vecinas de la quebrada) ayudan a vecinos a retirar el barro de las casas. Otro sector se divide en tareas de asistencia en los centros de atención de evacuados, todas acciones que fueron elogiadas por las autoridades del gobierno provincial.

A Volcán también llegaron voluntarios de diferentes puntos del país, en una iniciativa coordinada por instituciones como la Red PAE y la Cruz Roja Argentina, que visita a las familias para verificar su situación sanitaria.

Las autoridades determinaron una “zona roja”, de acceso restringido y vallado por la situación estructural de las viviendas y otra “verde”, con acceso solo para voluntarios y organizaciones que auxilian en todos los aspectos a las familias afectadas con alimentos, distribución de agua potable envasada y demás elementos. Allí se harán trabajos de demolición y reconstrucción de las viviendas.