El ingeniero electrónico argentino Luis Campos creó una tecnología para solucionar el problema de la sordera que consiste en un dispositivo que procesa la información vibrotáctil.

¿Qué significa esto? Campos descubrió que el dedo índice tiene la posibilidad de discriminar un rango de frecuencia bastante alto, por lo que se preguntó que pasaría al estiumular a una persona sorda con una señal vibrotáctil. “Cuando sos sordo profundo, el cerebro capta como canal de información sonora el sentido del tacto, en este caso a través del dedo“, explicó Campos. 

El aparato es similar a un dedal que se conecta a un procesador del tamaño de un teléfono que, a su vez, tiene un micrófono. Ese micrófono se ubica a 15 centímetros de la boca y si bien capta todos los sonidos que hay a 4 metros de distancia, le da mayor importancia a las voces. Una vez que llega el sonido al micrófono el procesador lo convierte en un estímulo vibrotáctil que se transmite al dedo y que el nervio transmite al cerebro.

Etimulando la yema del dedo índice con un sistema vibrotáctil, el cerebro recompone el sonido. El aparatito es muy poco invasivo y cualquier sordo bilateral severo puede usarlo. 

Iván es un hombre que hacía 15 años que había perdido el sentido auditivo, después de sufrir un accidente laboral que lo dejó sordo, en Campo de Mayo. De la manera menos pensada, ahora tuvo la chance de volver a escucharse y conocer la voz de sus dos hijos. EL ingeniero relató emocionado que “Cuando hicimos la prueba con Iván y logró escuchar él dijo: ‘Esta es mi voz. Hace 15 años que no escucho mi voz'”.