Cuando el tren puso sus ruedas en las vías, los pampeanos que viven cerca de las vías lo escucharon y salieron a verlo, presurosos. Parecía un sueño que después de 13 años una formación arribara a la vieja y coqueta estación de Santa Rosa. Por eso aplaudieron y se subieron para fotografiarse. Es que un tren de prueba llegó a la ciudad como parte de una serie de evaluaciones en busca de que una formación ferroviaria con pasajeros llegue a la capital provincial, posibilidad que los técnicos adelantaron como “factible”.

La formación, compuesta por un vagón turista y otro pullman llegó a la vieja estación de Santa Rosa proveniente de la localidad bonaerense de Pehuajó y fue recibida por el intendente Luis Larrañaga, funcionarios y numerosos vecinos. “Es apresurado adelantar algo sobre el regreso del tren a La Pampa pero es factible esa posibilidad”, adelantó a la prensa el jefe del departamento comercial de Ferrobaires, Adrián Barreira, empresa que realizó la prueba para lo cual efectuó un chequeo del estado de las vías y de las señales.

El funcionario manifestó que en los próximos días “elevaremos un informe técnico sobre el estado de las vías y el trayecto para que luego se determinen si vuelve o no el tren, la frecuencia que tendrá y las tarifas, entre otros aspectos”. Larrañaga lleva adelante gestiones para la vuelta del tren a Santa Rosa “con el ministro del Interior, Florencio Radazzo”, explicaron fuentes comunales.

Por su parte, el secretario de Cultura del municipio, Miguel García, le dijo a Télam que la vuelta del tren es “uno de los ejes fundamentales de esta gestión”. El 31 de mayo pasado miles de santarroseños habían recibido la primera formación ferroviaria que llegaba a la ciudad después de 13 años en una jornada considerada “histórica” por las autoridades comunales, lo que alimentó las expectativas de que vuelvan a circular formaciones hasta la capital.