En 1995 Christian Estrada (34) viajó a los Estados Unidos para estudiar Publicidad en San Diego, California. Estando allí, comenzó a perder el cabello. Un tanto preocupado, pero sin entrar en pánico para no perder más pelo aún, recurrió a un amigo salvadoreño que conoció en norteamérica y que también había sufrido la caída del cabello. La respuesta: “aloe vera”. Estrada no tardó en reaccionar. Compró una planta de aloe, y luego de lavarla, extrajo su gel y comenzó a colocárselo en el cabello. El resultado fue alentador: a los pocos meses de la aplicación notó que la caída del pelo se detuvo y que sorpresivamente el cabello comenzó a crecer en lugares donde antes no lo hacía. “Comencé a estudiar la planta y descubrí que tiene emolientes que protegen el pelo y el cuero cabelludo, y propiedades desinflamatorias que combaten la seborrea y la caída”, dice Estrada, que sorprendido por la acción del gel comenzó a buscar productos de aloe para el pelo en los Estados Unidos y en Europa. La búsqueda fue intensa pero los resultados no fueron positivos, y ante la ausencia de productos Christian empezó a elaborar de forma casera un shampoo con gel de aloe. “La gente empezó a pedírmelo y vi en esto una oportunidad de negocio, pero como en Estados Unidos era económicamente inviable, decidí volver a la Argentina para llevar a cabo el proyecto. Desembarqué en el país justo el día del cacerolazo de diciembre de 2001 y pensé seriamente en regresar de donde venía”, comenta Estrada.
MANOS A LA OBRA: Si bien la situación del país a fines del 2001 no era la mejor para arrancar un negocio, Christian no reprimió su anhelo y con sus ahorros que trajo de Estados Unidos se reunió con una bioquímica para comenzar a trabajar en la creación de una línea de productos para la caída del cabello a base de aloe vera puro, no de extractos. Luego de meses de pruebas, en 2005 durante la Feria Cosmesur que se realizó en La Rural, Estrada hizo realidad su sueño y lanzó formalmente “Naturaloe”, la marca con la que actualmente vende shampoos, cremas y lociones. La línea de shampoos Naturaloe tienen hasta un 60 por ciento de aloe puro, y también comercializa un gel para la piel al 98 por ciento de aloe en su máxima expresión. Los productos se distribuyen en farmacias, perfumerías y dietéticas, y se exportan a Barcelona, República Checa, Polonia, Perú, Chile y Uruguay. 
   En un predio de casi una hectárea en San Miguel del Monte, provincia de Buenos Aires, Christian realizó una plantación con alrededor de 7.000 plantas importadas de la variedad “Barbadensis Miller”, es la más poderosa y completa en propiedades saludables para el organismo humano, y cada una de ellas aporta unos 15 hijos por año. Para completar la producción Naturaloe importa gel de las Islas Canarias, el lugar ideal para el crecimiento de las plantas por su clima primaveral. 
POTENCIA VERDE: El aloe vera es una planta conocida a nivel mundial por poseer propiedades curativas y ser muy beneficiosas para la salud. Es originaria de África Oriental y Meridional. Abundan, sobre todo, en la región del Cabo de Buena Esperanza en Madagascar y en otros lugares de Asia. Se ha escrito que Cleopatra utilizaba la Jalea de Aloe como ingrediente esencial en su cuidado diario y que Alejandro Magno conquistó la isla de Socotora, Arabia, porque en ella había gran cantidad de aloes. Pero lo cierto es que las propiedades del aloe convirtieron a la planta en un negocio sin fronteras. En la Argentina, el cultivo de aloe se inició durante los 90 y hoy son cada vez más quienes se animan a producirlo.