Desgraciadamente Neuquén sufre con mayor regularidad las consecuencias de estar debajo de uno de los yacimientos más importantes de petróleo del país. La empresa YPF admitió ayer el derrame de petróleo que se produjo en Rincón de los Sauces luego de que una comunidad mapuche denunciara el hecho.

Los pobladores de la comunidad mapuche Newen Kura contaron que ayer por la mañana se encontraron con que cientos de litros de petróleo habían sido derramados en terrenos ubicados a pocos kilómetros de la localidad y a metros del río Colorado y, también explicaron, que no es la primera vez que ocurren este tipo de hechos.

“Los pobladores del Lof fueron hasta el lugar ni bien se enteraron para registrar el desastre y que no pase impunemente como tantos otros que son tapados con caliza sin ser remediados ni informados a las autoridades de la Subsecretaría de Ambiente“, afirmaron miembros de la comunidad.

Por su parte, el subsecretario de Ambiente de Neuquén, Ricardo Esquivel, expreó que el viernes por la tarde los inspectores del área supervisaron las tareas de remediación que realiza la empresa YPF en los pozos 445 y 448.

Asimismo, Esquivel explicó que los derrames están contenidos y que no representan amenaza de contaminación al curso fluvial y dijo que las locaciones se encuentran en el área Desfiladero Bayo, en Rincón de los Sauces, a tres kilómetros del río Colorado.

El subsecretario de Ambiente también detalló que los episodios se produjeron por la “obstrucción de una junta de brida en un colector, y hubo dispersión tipo spray, afectando un área de 20 por 10 metros en uno de los pozos y de menos de dos cúbicos en el otro, que afecta sólo en el perímetro de la locación, la primera capa del suelo, sin escurrimiento“.

En referencia a la contaminación del río, el funcionario desestimó las denuncias de la comunidad y dijo que “los episodios ocurrieron pero están contenidos y siendo remediados”. A su vez, desde la Confederación Mapuche afirmaron: “La comunidad está exigiendo la presencia del Fiscal especial, designado a controlar estos delitos ambientales antes que la empresa intente ocultar la contaminación como suele hacer“.

Desde el Ejecutivo Provincial salieron al cruce y respondieron que no son un grupo reconocido y los acusaron de impedir el funcionamiento de maquinarias. “La comunidad no está inscripta en la provincia ni en la Nación, no los conocemos. Sabemos que han actuado en la provincia de Mendoza, donde tienen causas penales. Y aparecieron hace unos días en Chihuido de la Sierra Negra, impidiendo el funcionamiento de equipos y de operaciones, pero no tenemos antecedentes de que esta comunidad tengan ningún tipo de inscripción”, finalizó Esquivel, mientrás tanto, el petróleo sigue contaminando montes vírgenes.