Tantos años de encierro lograron que la elefanta Pelusa, un símbolo del Zoo de La Plata, sufriera un grave deterioro en su estado de salud. Padece una enfermedad en una de sus patas, y en estos días será revisada por una junta médica que integrará un reconocido veterinario de la India. Pelusa está a punto de ser traslada a un santuario de Brasil, los resultados de los estudios determinarán si podrá conocer la libertad o permanecerá entre rejas.

El traslado de Pelusa sólo será posible si la junta médica lo permite. El médico veterinario Rinku Gohain, de Assam, India, evaluará al paquidermo. Llegará a nuestro país el próximo 27 de noviembre, el equipo que diagnosticara a Pelusa también estará compuesto por referentes del santuario de Brasil.

Pelusa no es un animal jovén, tiene 50 años y la mayor parte de su vida la ha pasado entre rejas. Padece de una enfermedad crónica llamada pododermatitis en una de sus patas traseras. Hace cuatro años que contrajo la patologia, y desde ese período está medicada.

La situación de Pelusa es un ejemplo de lo dañino que son los zoológicos para las especies exóticas, que tienen que pasar toda o gran parte de su vida entre rejas, en pésimas condiciones, aun cuando la Municipalidad de La Plata comunique en un parte de prensa que “invirtió” 2.5 millones de pesos para mejorar la jaula donde vive Pelusa, quien a pesar de tener una jaula algo más costosa, ha dejado de comer y por eso los médicos deben cuidarla aún más. La elefanta seguramente, no quieren que inviertan más en ella. Quiere ver tierra, selva, otros elefantes.