La nueva fase de producción se suma a los 200 millones de pesos ya invertidos y permitirá sustituir importaciones de potasa caústica, que desde 2010 a la fecha representaron un monto de 75 millones de dólares.
 
Además, la inversión permitirá a la compañía incrementar su producción de 70 toneladas por día a 270 toneladas de cloro-soda.
Ese compuesto se caracteriza por su solubilidad y suavidad, y es usado para la producción de fertilizantes líquidos, jabones, detergentes, pigmentos, y en vidrios especiales como los tubos de TV.
 
Transclor además de ser uno de los principales proveedores de materia prima para la potabilización de aguas, abastece a las industrias textil, celulósica, farmacéutica, papelera, alimenticia, agroindustrial, petrolera, de higiene del hogar, entre otras.
Actualmente la empresa emplea a 250 personas en sus dos plantas productoras de Pilar y Bernal, ambas en la provincia de Buenos Aires.