La aparición de algas altamente tóxicas en el Lago San Roque, en Villa Carlos Paz, sorprendió a turistas que miran asombrados la coloración verde del lago, el hecho alertó a las autoridades municipales, ya que el simple contacto con ellas puede provocar graves alteraciones a la salud.

Los médicos de la localidad cordobesa recomiendan no entrar en contacto con estas algas. “Es muy difícil precisar qué proporción del lago está afectada porque en determinado momento las algas se manifiestan muy fuerte y en otros de forma muy liviana”, explicó el secretario de Desarrollo Urbano, Horacio Pedrone.

El área más afectada es el sector del embudo del lago, cerca del paredón. “Hemos preparado a nuestros médicos para problemas que puedan llegar a darse por el contacto que puedan tener personas con estas algas que son altamente tóxicas”, explicó.

Estas algas, llamadas cianobacterias, tienen efectos indeseados si se entra en contacto con ellas. Pueden producir dermatitis, conjuntivitis, vómitos, diarreas, dolor de cabeza, fiebre y disminución del apetito.

La presencia de estas algas tiene que ver con el mal estado del agua del Lago San Roque y la falta de obras para prevenir este tipo de inconvenientes en una de las ciudades más turísticas de nuestro país. El funcionario municipal aseguró que “no se puede hacer nada” para contrarrestar la aparición de estas algas, que se producirían por los afluentes que llegan al lago.

“No es sólo el aporte que hace el río San Antonio, sino que además hay problemas con el vertido que tenemos del río Cosquín y de los arroyos Las Mojarras y Los Chorrillos. El problema de las algas es complejo en cuanto a los orígenes, ya que no es solo por el vertido de líquido cloacales, también es un problema la deforestación, los incendios forestales y las cenizas que son arrastradas hacia las cuencas y ese es un elemento orgánico puro”, explicó Pedrone.

Villa Carlos Paz tiene un grave problema con su planta depuradora de afluentes cloacales. Muchas viviendas no tienen cloacas y los residuos líquidos tóxicos se vierten al lago sin tratamiento. “Venimos trabajando sobre la colección de líquidos cloacales, haciendo la ampliación de redes para abarcar alrededor del 70% de la población”, especificó.

La falta de planificación urbana es otro de los problemas, los emprendimientos inmobiliarios son cada vez más numerosos, estos se hacen a través del desmonte de bosque nativo. “Estamos combatiendo la deforestación, desde hace unos años, hemos declarado que el faldeo de las montañas que pertenecen al ejido municipal nuestro, no se puede más urbanizar”, reconoció Pedrone.

Lejos de poder ofrecer una solución, el funcionario municipal concluyó que el problema de esas algas “no va a desaparecer, porque es un problema de cuenca y nosotros no podemos hacernos cargo de esto”. Los agentes sanitarios recomiendan no tocar estas algas ni bañarse en presencia de ellas, mucho menos beber agua que las contenga.