Alumnos de la escuela técnica 4 de la localidad de Iguazú, Misiones, crearon un sistema para eliminar las bacterias y agentes patógenos tales como la “esxcherichia coli” que causa el Sindrome Urémico Hemolítico, del agua extraída de pozos y destinada al consumo humano.

La propuesta de los alumnos consiste en exponer el agua extraída de pozos a la radiación ultravioleta del sol para desactivar las bacterias, junto a un tipo de filtro que contenga “nanopartículas de plata”, las cual poseen un efecto bactericida. Para ello los recipientes que contengan el agua “deben estar hecho de un material que permite pasar los rayos ultravioleta” y dieron como ejemplo “el polietileno (PET), el mismo plástico que contiene a las botellas de gaseosas“.

Los alumnos son Facundo Molina, Ivo Villalba y Vivian Griselda Inglant, quienes ganaron el primer premio de “Soluciones para el Futuro”, un concurso organizado por Social Lab y Samsung orientado a distinguir experiencias innovadoras creadas por alumnos secundarios para que, mediante la tecnología, se logre ayudar a la comunidad. Participaron escuelas secundarias de Argentinas, Paraguay y Uruguay.

Queremos dar solución a una problemática que afecta a muchos hogares que no poseen acceso al agua potable de red, evitando el desarrollo de enfermedades“, explicó Molina.

En Misiones es muy común que la gente utilice agua de pozo para consumo pero su proliferación ante la falta de una red de agua potable y la ausencia de un sistema cloacal y la acumulación de residuos tornó peligroso el consumo de agua al ser más pasible de infectarse con bacterias como las que causan el SUH.

Este problema, agravado por el ascenso de las napas freáticas, “afecta en especial a los sectores mas carenciados que residen en los barrios cercanos a basurales“, explicó el alumno.