Se trata de un refugio que cuenta con paneles solares, los cuales abastecen de energía para la iluminación interior y, además, alimentan puertos usb destinados a las conexiones de dispositivos móviles. El innovador sistema posee un panel con un regulador de voltaje, una fotocélula que hace posible que algunas luces se prendan cuando oscurece y un sensor de movimiento que detecta cuando hay una persona y enciende las luces. La energía se almacena en una batería que se carga durante el día gracias a la luz solar.

La tarea involucró a los alumnos de tercer año, quienes realizaron la estructura y el armado de plafones. Por su parte, los de cuarto y quinto grado de la tecnicatura de Maestro Mayor de Obras, construyeron la platea y el concreto donde fue emplazada la parada, mientras que los chicos de cuarto y quinto de Energías Renovables tuvieron a su cargo la parte tecnológica.

El objetivo es lograr construir un total de siete refugios, los cuales serán ubicados estratégicamente.