Argentina nuevemente pone la mira en la papelera Botnia, la Asamblea Ciudadana Ambiental de Gualeguaychú en pocos días hará una nueva manifestación en contra de la pastera y tras el reciente estudio que argumenta un crecimiento en los casos de cáncer en la ciudad, exije que se realicen nuevos controles para determinar la contaminación que produce la planta de Fray Bentos.  El bioquímico y asambleísta, Carlos Goldaracena, dijo que “esta convocatoria se produce a raíz del encuentro que tuvo lugar hace más de un mes con el ministro Sergio Bergman”

“Allí planteamos muchas cuestiones y expresamos nuestra preocupación a raíz de los controles que se vienen efectuando a la pastera UPM Botnia. En esa reunión sugerimos que se llevara a cabo la convocatoria de una serie de expertos que conocen el tema de la pastera y de los controles más estrictos que deben llevarse a cabo sobre los efluentes para demostrar que Botnia contamina. Sabemos que Uruguay rechaza este tipo de controles y por eso pedimos que se convocara a estas personas científicamente conocedoras y con su opinión, dotar de argumentos al Gobierno argentino para que exija a Uruguay la realización de controles mucho más rigurosos de lo que actualmente se practican en la planta de Fray Bentos”, sostuvo.

Al consultarle por las recientes declaraciones del titular de la Dirección Nacional de Medio Ambiente de Uruguay (Dinama), quien responsabilizó a UPM Botnia por las emanaciones que azotan desde hace varias semanas a la población de Fray Bentos, Goldaracena expresó que “el funcionario se refirió a dos cuestiones, por un lado a las emanaciones atmosféricas y por el otro a los efluentes que la pastera está arrojando al Río Uruguay”.

Está claro que admite la existencia de olores que sí son perjudiciales para la salud desde el punto de vista toxicológico porque estamos hablando de sulfihidrico, que es un gas tóxico que si bien se emanan en concentraciones que no son suficientes para una intoxicación aguda, afectan las vías respiratorias, las conjuntivas y ocasionan otros inconvenientes”, explicó.

“La otra cuestión a la que se refirió el Director de la Dinama -agregó Goldaracena- es el del fósforo que se vuelca al Río Uruguay. Esta sustancia y el nitrógeno son los sustentos alimenticios de las cianobacterias, que originan floraciones algales, un problema que es gigantesco en el Rio Uruguay. Por lo menos ahora, los uruguayos ya reconocen que todo esto proviene de UPM Botnia, tal como lo venimos sosteniendo desde Gualeguaychú por más de una década”.