Por Matilde Moyano

Docentes, no docentes, estudiantes, graduados y gremios universitarios de todo el país exigieron la inmediata recomposición salarial y el aumento del presupuesto universitario, en una de las movilizaciones educativas más grandes de los últimos años.

Bajo el lema “Todos en defensa de la universidad pública“, la movilización fue convocada por la Federación Nacional de Docentes Universitarios (CONADU Histórica) y federaciones estudiantiles, quienes marcharon desde Plaza Houssay hasta el Ministerio de Educación, ya que la educación universitaria pública es otro de los sectores que el actual gobierno decidió perjudicar. 

El presupuesto educativo designado este año a las universidades nacionales se redujo y resulta imposible sostener los establecimientos educativos. Se trata de 500 millones de pesos que solo alcanzan para pagar la luz, el gas, y abrir las puertas de las universidades hasta octubre, por lo que quedan eliminadas las becas y la investigación.

En las universidades públicas y gratuitas se forman miles de profesionales, se crea ciencia y tecnología que aporta al crecimiento del país, en los hospitales universitarios se atienden miles de pacientes, muchos de ellos de escasos recursos, la lucha por la defensa de la universidad pública no es solo de los universitarios sino de todo nuestro pueblo“, decía el documento que leyeron los manifestantes frente al palacio Sarmiento. 

El gobierno considera que las universidades son un gasto innecesario y que debe estudiar sólo quien pueda pagar por ello. El arancelamiento de las universidades es un claro elemento para deseducar al pueblo.

Esta es una convocatoria federal de la que participan universidades de todo el país porque han ofrecido un presupuesto que no alcanza ni para pagar la luz y porque los docentes tienen hace años paritarias a la baja“, declaró Julián Asiner, presidente de la Federación Universitaria de Buenos Aires.