La pandemia de coronavirus generó pérdidas en numerosos sectores productivos, pero también abrió oportunidades en ámbitos como la potabilización de aguas y desinfección de superficies, donde la Argentina ingresó como un importante proveedor con la aprobación del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef).

Es el caso de la pyme familiar Laboratorio Pyam, una de las tres únicas empresas en el mundo proveedoras de pastillas potabilizadoras de agua y desinfectantes de superficies para Unicef, que incrementó este año la elaboración y la exportación de productos de limpieza, para enfrentar la emergencia sanitaria en la pandemia.

 “Todo lo que son productos de limpieza y desinfección en la pandemia se ha usado mucho”, explicó a Télam Lucas Vigliani, gerente general de esta empresa de capitales 100% argentinos y con dos plantas en el parque industrial de Gualeguaychú, Entre Ríos.

Además, el incremento de la demanda obligó esta pyme a sumar personal: “Teníamos 50 personas y desde marzo fuimos agregando otras diez más”, indicó Vigliani y agregó que tras un “2019 no muy bueno, en 2020 nos vimos beneficiados”.

Los productos de Pyam proveen una solución para la prevención de enfermedades de origen hídrico (en lugares sin agua potable o cuyas fuentes de agua fueron afectadas por catástrofes como inundaciones, terremotos, guerras o sequías), a todo aquel que no tenga agua segura (en particular África, Latinoamérica y Sudeste asiático) y desinfección de superficies.

“Trabajamos con ayuda humanitaria proveyendo al Ministerio de Salud de la Nación, a los Cascos Blancos de Cancillería y a Unicef, del cual somos uno de los tres proveedores de pastillas potabilizadoras, el único de América”, detalló Lucas.

La empresa fue fundada en 1991 por su padre Jorge Vigliani, proveedor de cereales del Estado, quien vio una oportunidad en la provisión de pastillas potabilizadoras de agua ante la epidemia de cólera que afrontaba América Latina. Recién en 2006 consiguió convertirse en proveedor de la ONU y, desde entonces, y en forma ininterrumpida, abastecer a Unicef.

“Estamos orgullosos de que, desde una pyme familiar, podamos brindar una solución, garantizar agua segura, desde la Argentina al mundo”, concluyó Vigliani.