El gobierno argentino logró abrir la exportación de esos productos tras diez años de negociaciones, lo que sumará un amplio mercado de 1.250 millones de habitantes y un crecimiento de las importaciones del sector de más de 2 por ciento en octubre.

La apertura del mercado fue anunciada por el gobierno de Nueva Delhi a través de La Gaceta, anuncio que pone fin a diez años de intensas negociaciones encaradas por los ministerios de Relaciones Exteriores y de Agricultura y el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa), informó la Cancillería en un comunicado.

El aval fitosanitario a las peras, manzanas y membrillos argentinos abre un mercado de 1.250 millones de habitantes, que en octubre pasado aumentó 2,12 por ciento las importaciones del rubro frutas y verduras, al totalizar compras por más de 156 millones de dólares ese mes, según datos del Ministerio de Comercio indio.

“El esfuerzo desplegado por las autoridades argentinas para alcanzar este resultado, amplía y diversifica la base de nuestras exportaciones a ese país, dado que se concentraban hasta la fecha en aceite de soja, minerales de cobre, cueros y pieles bovinas, aceite de girasol y maíz, que representaron casi el 90 por ciento del total exportado durante el 2013”, precisó el Palacio San Martín.

El comercio bilateral alcanzó el año pasado 1.937 millones de dólares, con saldo favorable a Argentina, resultado positivo que el país obtiene desde 1995, con un superávit récord en 2010 de 755 millones de dólares.