La campaña ya tuvo una primera etapa a fines de 2019, cuando científicos argentinos y chilenos recolectaron datos a bordo de la embarcación Victor Angelescu, del Instituto Nacional de Investigación y Desarrollo Pesquero (Inidep).

La campaña 2021 se realizará a bordo de la nueva lancha oceanográfica Shenu del Centro Austral de Investigaciones Científicas (Cadic, dependiente del Conicet, con sede en Ushuaia), y servirá para el comienzo de la fase experimental del proyecto en laboratorios de los dos países.

La primera etapa estuvo orientada a estudiar la acidificación y la hipoxia en el Canal Beagle, dos fenómenos ligados al cambio del clima, así como sus efectos sobre la bomba biológica de carbono. Esta segunda instancia se engloba dentro de un proyecto más amplio, financiado en parte por la fundación Príncipe Alberto II de Mónaco, y busca conocer los impactos de las variables antes estudiadas“, detalló Gustavo Ferreyra, director del Cadic.

La campaña busca estudiar algunas de las variables vinculadas con el cambio climático (acidificación, hipoxia y los flujos de carbono que son exportados a zonas profundas del mar mediante procesos biológicos), así como el efecto potencial de estos fenómenos sobre el comportamiento de algunas especies clave en los ecosistemas marinos en el Canal Beagle.

Durante la reunión virtual de este mes, se presentaron los trabajos de laboratorio y de datos correspondientes a la campaña 2019 y se estableció un formato común de almacenamiento y acceso a los datos científicos conjuntos.

La comisión binacional realizará presentaciones conjuntas en conferencias internacionales relacionadas a los océanos y en el marco de la “Década de Naciones Unidas de las Ciencias Oceánicas para el Desarrollo Sostenible 2021-2030”, informaron los voceros científicos.

Además, Argentina anunció que dará acceso a los datos generados por el Radar Meteorológico Argentino (RMA) ubicado en la ciudad fueguina de Río Grande y destinado a proyectos conjuntos de investigación. El RMA, fabricado por INVAP, es el único que ilumina la zona del Canal de Beagle. Nuestro país ofreció una capacitación a los científicos chilenos sobre la interpretación de las imágenes del dispositivo.

De la última reunión de la comisión binacional participaron el secretario de Malvinas, Antártida y Atlántico Sur, Daniel Filmus (por Argentina) y el embajador Aldo Cassinelli Capurro, director de Planificación Estratégica del Ministerio de Relaciones Exteriores de Chile, entre otros funcionarios y representantes de instituciones de ambos países.

El organismo fue creado para “fortalecer y facilitar la cooperación bilateral permanente en los espacios subantárticos de Argentina y Chile” y “avanzar en una agenda científica común orientada a obtener un mayor conocimiento de los respectivos espacios marítimos y contribuir a la conservación de los recursos naturales del Canal Beagle y los ecosistemas marinos, así como al combate del cambio climático“.