Una nueva técnica empleada por un equipo interdisciplinario de científicos argentinos, podrá descifrar muestras de ADN degradado, fragmentado o en mal estado y determinar así la identidad de personas en casos forenses o mejorar el diagnóstico de enfermedades.

La técnica, inventada por la empresa argentina Biodynamics, “permite amplificar múltiples regiones específicas del genoma, aún en muestras de ADN antiguas y deterioradas”, explicó su director, el biólogo molecular e inventor Martín Mautner, a la Agencia CyTA-Leloir.

Es decir, la principal innovación del método es que minimiza la necesidad de polimerizar la molécula de ADN, que en muestras degradadas normalmente se encuentra fragmentada.

“Nuestra herramienta permitiría detectar también otros tipos de ADN fragmentados, por ejemplo el ADN circulante en sangre de mujeres embarazadas y en pacientes con tumores”, destacó Mautner.

De este desarrollo experimental también formaron parte Daniel Corach, director del Servicio de Huellas Digitales Genéticas (SHDG) de la Facultad de Farmacia y Bioquímica de la UBA, y Agustín Pérez Santángelo, actualmente integrante del Laboratorio de Neurociencia de la Universidad Torcuato Di Tella. Del estudio también participaron Rodrigo Corti Bielsa, de Biodynamics, y Andrea Sala y Santiago Ginart, del SHDG.