Investigadores del Instituto de Biología y Medicina Experimental (IBYME-CONICET), junto a autoridades del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación, presentaron la plataforma “COVID-T”. La misma permitirá el estudio de linfocitos T -un tipo de glóbulo blanco- en individuos vacunados y también en pacientes recuperados para analizar la respuesta inmunológica frente al virus.

Con esta plataforma buscamos varios objetivos: poder monitorear la memoria inmunológica a lo largo del tiempo tanto en pacientes que se han recuperado del coronavirus como en individuos que recibieron una o dos dosis de la vacuna y ver cómo se comporta el organismo y cómo responde frente a nuevas cepas del virus, detalló en una conferencia virtual Gabriel Rabinovich, investigador del CONICET y director del proyecto.

De esta manera, la plataforma proveerá información útil para la toma de decisiones a corto, mediano y largo plazo, y para el diseño de nuevas estrategias inmunoprofilácticas e inmunoterapéuticas en el escenario de la pandemia por SARS-CoV-2.

Montana Manselle Cocco -una de las becarias que encabezaron el proyecto- explicó que, a partir de muestras de sangre fresca que recibirán de distintos hospitales e institutos, se realizarán procesos en el laboratorio para purificar las células inmunológicas, especialmente los linfocitos T.

Lo que haremos con estas células purificadas será estimularlas con distintos fragmentos del virus, para luego medir el nivel de activación -profundizó la becaria del CONICET-. A partir del análisis y con el uso de algoritmos, podremos determinar un porcentaje de activación total, que nos permitirá, a su vez, ver la eficacia clínica de la vacunación y confirmar si los pacientes convalecientes pudieron desarrollar una respuesta inmune correspondiente y específica frente a la infección por coronavirus”.

El proyecto recibió el financiamiento conjunto de la Agencia Nacional de Promoción de la Investigación, el Desarrollo Tecnológico y la Innovación(Agencia I+D+i) y la Fundación Bunge y Born, en el marco de la “Unidad Coronavirus COVID-19”. Además, tuvo la colaboración del Biobanco de Enfermedades Infecciosas (BBEI), del Instituto de Investigaciones Biomédicas en Retrovirus y SIDA (INBIRS) y el Hospital General de Agudos “Dr. Ignacio Pirovano”.