La empresa estatal ARSAT, que tiene los derechos exclusivos para operar y comercializar nuestros satélites de comunicaciones que se hallan en una órbita geoestacionaria ganó una licitación en Estados Unidos, donde competió con los principales oferentes del rubro a nivel mundial y terminó ganando por su condiciones técnicas y competitividad en los precios.

El titular de ARSAT, Rodrigo Loredo realizó una conferencia de prensa donde analizó los alcances y últimos logros de la empresa. “Desarrollamos una contundente estrategia comercial con el objetivo de tener presencia en el mercado internacional y posicionar la marca Arsat en el mundo. A partir de este intenso trabajo cerramos importantes contratos que nos permiten afirmar, menos de un año después, que logramos vender la capacidad del Arsat-2 y traer inversión extranjera”.

La licitación ganada en Estados Unidos marca un antes y después en la empresa ya que se trata del mercado más competitivo en el mundo. “Fue resultado de una licitación privada donde Arsat compitió con otras empresas mundiales, ganando el proceso por las condiciones técnicas de nuestros servicios y los precios ofrecidos, algo que realmente nos llena de orgullo”.

El acuerdo logrado “nos permite concluir con la situación de pérdida generada por haber puesto en órbita un satélite sin haber gestionado su preventa. Cuando asumimos nos planteamos el objetivo de administrar Arsat procurando convertirla en una empresa competitiva y sustentable, delineando un plan de trabajo capaz de obtener los máximos ingresos posibles para reinvertir sus utilidades y cumplir las metas públicas sin depender de aportes de los contribuyentes. Es un orgullo poder afirmar que lo estamos logrando”.

“Es así que hoy tenemos en marcha planes muy importantes como el brindar conexión satelital a internet a más de dos mil escuelas rurales o el Plan Federal de Internet que posibilita el acceso a internet a los pueblos más relegados de la Argentina, logrando también que Arsat sea una empresa saneada y sólida”, concluyó. Muchos pueblos del país comienzan a ver los primeros logros de este satélite que permite la poblaciones postergadas a medios de comunicación modernos.