En los primeros saltos se adivina lo que vendrá. A pesar de eso, es tan fuerte la vista y tan poderosa la fuerza, que no hay preámbulo capaz de presentarlas. Ya en Dos Hermanas y en Salto Chico, los primeros que aparecen al ojo del turista, puede uno darse una idea de la potencia del agua. Se la oye desplomarse sobre las rocas y una nube densa, como una neblina que moja, se mete entre los árboles y forma arcoiris para las fotos. Es un momento especial del parque.  

“No sé cuándo vas a volver a ver las cataratas así”, dice el guardaparques cuando El Federal se lamenta por no poder ver la Garganta del Diablo del lado argentino. Es que ese paseo, el más renombrado del Parque Nacional Iguazú, permanecerá cerrado hasta fines de julio, cuando las aguas del río Iguazú, potenciadas por la apertura de cinco represas en Brasil, empiecen a tranquilizar un curso de agua que también robusteció al Paraná, determinó inundaciones en varias provincias argentinas y puso el agua al borde de las pasarelas superiores, que las autoridades debieron replegar para evitar roturas.  

Lo cierto es que -contrariamente a lo que mal informó un medio de comunicación cuando ocurrió el pico de la crecida- el parque que encierra a esta maravilla universal nunca estuvo cerrado y presenta por estos días un histórico caudal de agua: seis veces más de lo habitual. Antes de esta crecida se precipitaban  por el río Iguazú entre 1.500.000 y 1.800.000 de litros de agua por segundo. Hace unas tres semanas caían casi 18 millones de litros por segundo, pero hoy ese número bajó a 10 millones.

Esa crecida de los afluentes del Iguazú y del Iguazú mismo por la apertura de cinco represas en Brasil obligó a cerrar la pasarela principal del parque: la Garganta del Diablo, un balcón que deja a los visitantes al borde del salto más espectacular de las cataratas. Las autoridades debieron suspender el cruce a la isla San Martín, pero los paseos en barco a los saltos más bravos se siguen haciendo con normalidad. Y con un plus de adrenalina.    

“Es como estar con Dios”, resume María Emilia cuando mira los saltos superiores arrastrar una cantidad de agua que hace imposible el diálogo. El ruido ensordece, pero acá, al pie de los saltos que hacen temblar la tierra, ese ruido es música: el sonido de la naturaleza, pura y salvaje. Otra mujer lagrimea en silencio cuando ve caer el agua por el salto Bossetti, uno de los más espectaculares de este descomunal parque. Y así cientos de turistas que por estos días, mientras usted lee estas líneas están viendo ese espectáculo imposible de narrar que son las Cataratas del Iguazú multiplicadas por seis.

Mirá el video de cómo están las Cataratas del Iguazú hoy

Cómo llegar a Iguazú:
Aerolíneas Argentinas tiene pasajes promocionales a Puerto Iguazú: 1208 pesos ida y vuelta.

Parque Nacional Iguazú:
Está abierto todos los días del año de 8 a 18.
Entradas: 170 pesos para turistas ajenos al Mercosur, 115 pesos para turistas del Mercosur, 65 pesos para residentes argentinos fuera de Misiones. 

Dónde hospedarse:
Hotel Amerian Portal Iguazú, un lujoso cinco estrellas con precios promocionales.
www.amerian.com.ar
0810-810-AMERIAN