El felino atropellado era un ejemplar hembra adulto de Leopardus Pardalis, más conocido como ocelote, de tamaño pequeño, con pelaje manchado y no más grande que un gato doméstico.

La cría rescatada se encuentra en observación en el centro de rehabilitación de animales silvestres Guirá Oga, según indicó el intendente de Parques nacionales, Sergio Arias Valdecantos.

Testigos del atropellamiento señalaron a un ómnibus de turismo como responsable del hecho, mientras que Arias Valdecantos dijo que las primeras versiones apuntan como responsable del hecho a un taxi blanco de patente brasileña.

Este gato silvestre es considerado una especie de valor especial por la Administración de Parques Nacionales por ser una especie en estado de conservación vulnerable y con escasa presencia en otras áreas protegidas.

Según datos proporcionados por el ministerio de Ecología de la provincia, unos 300 animales son atropellados anualmente, principalmente comadrejas, osos meleros, reptiles y yaguaretés.

El límite de velocidad es de 60 kilómetros por hora en parques y reservas, límites que no son respetados por conductores de vehículos pese a que esto está debidamente señalizado con cartelería de distintas dimensiones, bastones, cintas sonoras en la ruta y cámaras foto multas.

Entre los sectores más sensibles en lo que respecta a tránsito, distinguieron la ruta provincial 19, de Wanda hacia Andresito, la ruta nacional 12 hasta el Parque Nacional Iguazú y las rutas provinciales 2 y 7, en el tramo que recorre el Valle del Cuñá Pirú.