El Parque Nacional Calilegua, la Reserva Nacional Pizarro y el Parque Nacional El Rey son algunas de las áreas protegidas que se proyecta promocionar dentro del corredor, este por la selva de montaña argentina y en su transición con el bosque chaqueño.

“Quedamos en iniciar un relevamiento de forma conjunta respecto a los recursos y atractivos que hay en la zona, claramente orientados hacia el ecoturismo”, detalló la directora de Turismo de Jujuy, Sandra Nazar, al referirse a una reunión concretada en la provincia con el objetivo de ir dando los pasos necesarios para lanzar el corredor.

Mencionó que también se avanzó en establecer posibles circuitos y senderos, ello con la participación de autoridades de ambas provincias, de los municipios vecinos en la zona y de los mencionados parques, entre quienes habrá un nuevo encuentro a mediados de julio con la idea de suscribirse un acuerdo de cooperación.

“Lo que tiene esta zona es un enorme potencial para actividades como la observación de aves”, valoró Nazar sobre uno de los principales atractivos de la región y al poner de ejemplo que en el Parque Calilegua se puede encontrar más del 50% de las especies que hay en toda la Argentina. Para un observador es de una riqueza incalculable”, apuntó al respecto.

En tanto, destacó el imponente paisaje que representa, en medio de un clima cálido y húmedo, la selva pedemontana, con sus tupidos pisos de vegetación que alcanzan los 3.000 metros de altitud.

Inicialmente lo que se pretende es fomentar una mayor oferta turística en los municipios que harían de distribuidores, como la localidad de El Fuerte, que “ya tiene desarrollo en materia de alojamiento y hasta de actividades recreativas”; y en las otras jurisdicciones interesadas, como ser Palma Sola y General Pizarro.

Se buscarán concretar capacitaciones y ver posibilidades de financiamiento para nuevos emprendimientos, en miras a potenciar el ecoturismo, el de aventura, y particularmente el rural y el comunitario, de la mano de organizaciones campesinas e indígenas de la zona.

Además, se busca ampliar el rango de conservación de los ambientes naturales y sociales, y la protección del patrimonio natural y cultural en la vasta región de las Yungas y el Chaco Salteño.