El año pasado, más de 1.500 millones de barbijos terminaron en los océanos, es decir, 6.200 toneladas de desechos plásticos adicionales, según datos de OceansAsia.

Según distintas organizaciones ecologistas, se cree que los más perjudicados por los desechos médicos cuya producción y uso aumentaron por la pandemia podrían ser los animales marinos.

En Brasil, por ejemplo, se hallaron restos de barbijos en el estómago de un pingüino cuyo cuerpo fue arrastrado a una playa. También se encontró un pez globo atrapado en un barbijo en las costas de Miami.

La asociación francesa Operación Mar Limpio encontró un cangrejo muerto, atrapado en un barbijo en la laguna de Berre, cerca de Marsella.

“Los barbijos y los guantes de látex son muy problemáticos para las criaturas marinas, subraya George Leonard, director científico de la organización estadounidense Ocean Conservancy.

Si bien pueden tardar cientos de años en descomponerse (son fabricadas con poliéster y polipropileno), “cuando estos plásticos se descomponen en la naturaleza, se convierten en partículas cada vez más pequeñas“, explicó el especialista y remarcó que estas partículas pueden entrar en la cadena alimentaria y tener un impacto en los ecosistemas.

“Las mascarillas no desaparecerán pronto y, cuando las tiramos, pueden amenazar el medio ambiente y los animales que comparten nuestro planeta”, aseguró por su parte Ashley Fruno, de la asociación de defensa de los animales PETA en Asia, según la agencia de noticias AFP.

Asimismo, los barbijos no afectan solamente a los animales acuáticos. En Inglaterra, la organización de protección de los pájaros Rspca, alertada por un transeúnte, rescató a una gaviota cuyas patas quedaron enredadas en un barbijo durante casi una semana en Chemsford. “Las correas elásticas se habían apretado alrededor de sus patas y sus articulaciones estaban hinchadas y doloridas“, afirmó el inspector del Rspca Adam Jones.