Todas las acciones de Barrick Gold que tienen como propósito asegurar el cuidado del medio ambiente en la mina Veladero son erradas o inexistentes, lo que demuestra el poco compromiso que la empresa tiene con el tema ambiental. En este sentido, el Juez de Jáchal, Dr. Pablo Ortija prorrogó la suspensión de la mina por considerar que no están dadas las condiciones para que la mina pueda operar: no se han instalado cámara de seguridad ni sensores de cianuro.

La Policía Ambiental del Ministerio de Minería de San Juan le elevó al magistrado un informe en donde da cuenta que la empresa no ha hecho todas las modificaciones que se le pidieron con el fin de garantizar la seguridad de sus empleados y en el caso de que exista un nuevo derrame, minimizar los riesgos ambientales.

El 13 de septiembre de 2015 se derramaron más de un millón de litros de agua cianurada sonbre el Río Potrerillos, lo que determinó que cinco cursos de aguas estuvieran en contacto con este agente químico. La empresa quiso ocultar este hecho, lo mismo que el pasado 8 de septiembre, cuando se produjo un nuevo derrame. Desde el 22 de aquel mes, la mina se halla suspendida. Se esperaba que en las próximas horas el juez Ortija procediera a levantar la suspensión, pero debido a irregularidades de Barrick, no se hizo esto.

“La compañía presentó un informe con el detalle completo y fotografías del cumplimiento total de las medidas urgentes y adicionales solicitadas por las autoridades para poder avanzar en el levantamiento de la suspensión preventiva de actividades en la mina Veladero”, expresó el Juez. Entre los pedidos que le exigieron a Barrick fue el levantamiento de la altura de los taludes denominados (bermas), que protegen al medio ambiente, cámaras de seguridad y sensores de cianuro en arroyos y ríos.

La movida de Barrick no es casual ya que lo que la Policia Minera pretende con las cámaras y los sensores de cianuro, es poder controlar la seguridad de la mina en forma online y remota. Fundamentalmente se trata de tener pleno control de lo que suceda en la mina. Barrick, según se supo, tampoco instaló puntos de control en aguas subterráneas del Río Potrerillos.

La prórroga de la suspensión de la mina no tiene fecha. A partir de ahora Barrick Gold deberá llevar a cabo todos los arreglos que la Policia Minera le exige y sólo de esta manera podrá extraer nuevamente su oro y plata, al parecer único objetivo que le importa a la empresa canadiense que está haciendo todo lo posible por mantener oculto su funcionamiento.