Así lo destacó la Cámara de Alcoholes, que precisó que del total de etanol mezclado con nafta, 57,5 por ciento se produjo en plantas cuyo insumo principal es el maíz. En tanto que el restante 42,5 por ciento provino del etanol elaborado en el Noroeste Argentino (NOA) en base a caña de azúcar.
 
La cifra alcanzada en noviembre representa un corte de 9,5% de etanol con nafta, y, de acuerdo con las estimaciones de la Cámara y tal como lo establece la Resolución 44/14 de la Secretaría de Energía, este mes se llegará al 10%.
 
La Cámara de Alcoholes destacó “el esfuerzo realizado por la industria etanolera, cuya producción pasó de 52,3 millones de litros en setiembre pasado a 62,3 millones en noviembre”.
 
Las principales compañías argentinas elaboradoras de etanol destinado a corte con nafta son Promaíz (controlada por Bunge y Aceitera General Deheza) con colocaciones de 10,2 millones de litros en noviembre pasado, seguida por la Asociación de Cooperativas Argentinas (ACA Bio) con 9,49 millones; Diaser, con 6,22 millones; y Bio4, con 5.81; y las cuatro emplean maíz para elaborar el biocombustible.
 
La situación de las industrias de etanol maicero es favorecida coyunturalmente por el precio interno del cereal.
 
En septiembre se requirieron en promedio apenas 98 litros de etanol para adquirir una tonelada de maíz, el nivel más bajo desde que comenzó a operar el nuevo sector bioenergético. En noviembre dicha relación fue de 121 litros, en comparación con los 182 litros del mismo mes de 2013.