Una invasión de loros barranqueros, especie protegida y oriunda del balneario rionegrino de El Cóndor, próximo a Viedma, comenzó este verano en las localidades bonaerenses de Hilario Ascasubi, Pedro Luro y Mayor Buratovich, en el partido de Villarino.

La Agencia de Energías Renovables y Ambientes (AERA) municipal y el Organismo Provincial de Desarrollo Sostenible (OPDS) usarán equipos de luz y sonido para frenar la invasión, y realizarán pruebas pilotos de captura y relocalización de esta especie que causó cortes en el suministro de energía eléctrica, ya que daña los cables. La proliferación de loros barranqueros ensucian paseos públicos, hospitales y escuelas, además de causar gran bullicio, indicaron fuentes oficiales.

Se va a hacer un estudio del hábitat y de la situación especial en la cual esos loros están en estado invasivo y se van a coordinar las áreas provinciales como el OPDS que los declaró como especies protegidas“, explicó Sergio Daich, de la AERA de Villarino, a Télam. “Se va a armar la primera comisión de lucha contra la plaga en Villarino, compuesta por la comuna, INTA y distintos organismos, entre ellos la Universidad Nacional del Sur”, comentó.

El funcionario sostuvo que “se va a favorecer la recomposición del ecosistema a través de la reforestación para generar un nuevo hábitat para los loros” y que “se trabajará en una prueba piloto de captura y relocalización, como en espantarlos de los pueblos a través de herramientas sonoras y lumínicas”. El cambio climático aumentó la amplitud de la temperatura, por lo que los loros comenzaron a buscar zonas más calientes”, puntualizó.