El Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible informó que se aprobó el nuevo reglamento operativo que incorpora, entre otros aspectos, la promoción de la economía circular, la perspectiva de género y la inclusión social, y que “la gestión integral de los residuos sólidos urbanos (RSU) constituye uno de los objetivos principales de la política ambiental del Estado nacional, articulando con las provincias y con los municipios como ejes de la inversión de los recursos económicos del Programa de Gestión Integral de Residuos Sólidos Urbanos financiado por el BID”.

Ese préstamo, que data de 2015, experimentó una subejecución récord durante la gestión anterior, del orden del 78 por ciento, por lo que al momento de asumir la actual administración, el ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Juan Cabandié, encontró que dicha línea de financiamiento estaba prácticamente caída.

“Por eso es que iniciamos el año 2020 proponiendo una nueva dinámica en la ejecución de la política pública en la materia, de modo que el foco de la misma deje de centrarse en la construcción de obra pública desprovista de una visión a largo plazo para promover soluciones que, con una clara dimensión federal, adopten los presupuestos de la economía circular, la perspectiva de género y la inclusión social”, señaló el secretario de Control y Monitoreo Ambiental de la Nación, Sergio Federovisky.

El nuevo reglamento operativo desliga a las provincias beneficiarias del endeudamiento, tal como se encontraba previsto en su versión anterior, circunstancia que significó un obstáculo para la ejecución del préstamo en cuestión.

Asimismo, la nueva versión incorpora al análisis la perspectiva de género, así como de la caracterización específica de los proyectos de pequeña, mediana y gran escala, de manera de atender a las particularidades que cada uno de ellos demanda.

Cabe destacar el bajo nivel de ejecución que el préstamo BID 3249-OC/AR ha tenido en los últimos años, circunstancia que hizo peligrar su continuidad y, con ello, la oportunidad de proceder a la construcción de rellenos de seguridad y, consecuentemente, al cierre de basurales en todo el país.