A partir del recurso de la luz del sol, científicos del Centro de Investigación y Tecnología Química (CITeQ, CONICET-UTN) estudian cómo remediar las aguas contaminadas, a través de materiales mesoporosos, es decir que tienen poros en su estructura que pueden, a su vez, contener otros elementos.

La contaminación del agua, superficial y también subterránea, es una problemática mundial en crecimiento, a causa de fenómenos como pesticidas, agrotóxicos, la industria textil, imprentas, curtiembres, y los llamados emergentes que incluyen fármacos.

El grupo integrado por Griselda Eimer, Sandra Casuscelli, Verónica Elías, y Pablo Ochoa Rodríguez, logró sintetizar de manera económica y eficiente un material que que resulta prometedor para su aplicación bajo luz solar, degradando residuos de la industria textil resistentes a los tratamientos tradicionales.

Se trata de un material ya conocido, el óxido de titanio, pero a través de un proceso de síntesis que podría absorber luz solar y generar reacciones químicas que derivan en la degradación y mineralización de los contaminantes adsorbidos en la superficie del óxido. Además el método de síntesis es más económico que los tradicionales.

Con el objetivo de conseguir un fotocatalizador más eficiente, los científicos estudiaron cómo sintetizar óxido de titanio mesoporoso, con una elevada área específica, en comparación con el comercial. Para ello analizaron cómo modificarlo a partir de la inclusión de otros elementos que permitan que el material se active con la luz visible –radiación solar-.

Así, desarrollaron dos materiales en base a métodos de síntesis diferentes, “un primer paso para generar una potencial herramienta eficaz, económica y amigable con el medio ambiente para remediar aguas contaminadas como resultado de procesos industriales. Cuando el material tenga la respuesta óptima a la luz solar, podría utilizarse en una aplicación a mayor escala en el tratamiento de efluentes antes de descargarlos a los cursos de agua y evitar así su contaminación, aprovechando la luz del sol”, explicaron los investigadores.