Ante la alamante situación de contaminación en el norte de China, una de las soluciones momentáneas que actualmente se están implementando es el uso de cañones industriales que lanzan niebla, además de la reducción del uso de recursos como la electricidad.

El método se basa en la utilización de partículas en suspensión disparadas por turbinas que nebulizan un caudal de agua y luego se proyectan al aire. Las gotas de aguas se adhieren a las moléculas contaminadas para hacerlas más grandes y así hacer imposible que sean respiradas y que dañen a los pulmones.

El equipamiento no genera precipitaciones ni tampoco afecta las zonas urbanas, manteniendo sin problemas la actividad cotidiana de las zonas en donde se instalan. Además, el costo de las máquinas bordea los USD $93.000. 

Los cañones de niebla son un equipamiento de uso común en algunas industrias cuya actividad produce muchas partículas en suspensión como las cementeras o las canteras a cielo abierto. 

Esta alternativa para disminuir los efectos de la contaminación gneró algunas críticas, ya que estos cañones se crearon para atacar nubes de polvo densas y no partículas finas, que son las que se generan por contaminación. Pese a esto, varias ciudades como Giugang, Guangxi, Changsha y Zhuzhou se han visto beneficiadas y la utilización de estas máquinas se convirtió en algo común en el país oriental. 

En el siguiente video podés mirar cómo funciona (aunque la explicación está en chino):