Internos de la unidad penal 12 Gorina (La Plata) recibieron capacitación para trabajar como productores apícolas, y tras rendir un examen ante profesionales del Ministerio de Agroindustria ya se encuentran habilitados para estar al frente de emprendimientos de producción de miel.

La iniciativa es impulsada por la Justicia bonaerense. La capacitación fue de 32 horas con clases teóricas y prácticas. El curso estuvo a cargo del técnico apícola Rodrigo Campomar, y la formación incluyó la producción de colmenas, análisis de la vida de las abejas y el manejo integrado del circuito productivo hasta llegar a la cosecha, paso final.

“La iniciativa surgió en el marco de los programas de capacitación y formación para el trabajo, cuya premisa fundamental es lograr la reinserción sociolaboral de los internos“, comentó Andrea Manzolido, directora del penal. El curso de Apicultura fue gestionado por el Departamento de Producción de la Dirección de Trabajo Penitenciario, que depende de la Dirección General de Asistencia y Tratamiento.

“Mi familia vive en Tandil, y producen cerdos y pollos, ahora cuando recupere mi libertad, voy a sumar la producción de miel“, explicó Carlos, un interno que se capacitó.  “Aprendí a producir miel, tengo el diploma que me habilita y mi hijo quiere que le enseñe. Vivo en Berisso, cerca de la Isla Paulino, y ya tengo todo planificado para avanzar con este proyecto con mi familia”, detalló entusiasmado Diego otro de los internos que participaron del curso. La apicultura además de darles una salida laboral los forma en el cuidado de las abejas, y con ellas del medio ambiente.